Agendas mínimas para un debate amplio: Eugenio R. Balari

  1. Reforma constitucional en Cuba: agendas mínimas para un debate amplio
  2. Agendas mínimas para un debate amplio: Jovann Silva Delgado
  3. Agendas mínimas para un debate amplio: Alexei Padilla
  4. Agendas mínimas para un debate amplio: Jorge I. Domínguez
  5. Agendas mínimas para un debate amplio: Carlos Alzugaray Treto
  6. Agendas mínimas para un debate amplio: Pedro Alexander Cubas Hernández
  7. Agendas mínimas para un debate amplio: Elaine Acosta
  8. Agendas mínimas para un debate amplio: Víctor Fowler Calzada
  9. Agendas mínimas para un debate amplio: Pavel Giroud
  10. Agendas mínimas para un debate amplio: Eugenio R. Balari
  11. Agendas mínimas para un debate amplio: Ariel Dacal Díaz
  12. Agendas mínimas para un debate amplio: Rafael Rojas
  13. Agendas mínimas para un debate amplio: Sandra Abd´Allah-Alvarez Ramírez
  14. Agendas mínimas para un debate amplio: Gustavo Arcos Fernández-Britto
  15. Agendas mínimas para un debate amplio: Domingo Amuchástegui
  16. Agendas mínimas para un debate amplio: Lenier González Mederos
  17. Agendas mínimas para un debate amplio: Mauricio De Miranda Parrondo
  18. Agendas mínimas para un debate amplio: Julio Batista
  19. Agendas mínimas para un debate amplio: Norges Rodríguez
  20. Agendas mínimas para un debate amplio: Lennier López
  21. Agendas mínimas para un debate amplio: Yaima Pardo
  22. Agendas mínimas para un debate amplio: José Raúl Gallego Ramos
  23. Agendas mínimas para un debate amplio: Ovidio D´Angelo
  24. Agendas mínimas para un debate amplio: Omar Everleny Pérez Villanueva
  25. Agendas mínimas para un debate amplio: Carlos Manuel Rodríguez Arechavaleta
  26. Agendas mínimas para un debate amplio: Julio Antonio Fernández Estrada
  27. Agendas mínimas para un debate amplio: Jorge Serguera
  28. Agendas mínimas para un debate amplio: mapa de contenidos y propuestas
  29. Cuestión de prioridades
  30. Se impone un rediseño total del sistema electoral, desde la base hasta la Asamblea Nacional
  31. Que el imperativo ético de ser representantes del pueblo de Cuba les ilumine para que hablen con fuerza e inteligencia
  32. Tres temas para repensar en los derechos civiles y políticos del pueblo cubano
  33. Sería útil y bueno que el Parlamento se parezca a la profundidad y a la seriedad develada en los debates sobre el Proyecto de constitución
  34. Sería muy pertinente que la Asamblea Nacional argumentase públicamente las causas para no aceptar determinadas propuestas
  35. Tres temas esenciales sobre el debate constitucional

En aras de contribuir al debate en curso sobre el Proyecto de Constitución, Cuba Posible ha pedido a un grupo de intelectuales y especialistas en diversas materias que responda a la siguiente pregunta: ¿Cuáles son los siete temas que usted considera imprescindibles analizar en la reforma constitucional y por qué? Solicitamos que las propuestas fueran redactadas de la manera más concisa posible (una cuartilla) con el objetivo de generar documentos precisos, de lectura amena, con ideas interconectadas de fácil comprensión y asequibles al mayor número de personas, ya que la tarea de pensar y diseñar la Cuba a la que aspiramos, nos corresponde a todos. A continuación mostramos las opiniones de Eugenio Rodríguez Balari.

-Resulta necesario analizar la economía del país (de proyección socialista), pero que se desarrolla, a su vez, como una economía mixta. Sería importante que los sectores privados, cooperativos, mixtos y extranjeros, junto al estatal, accionen con eficiencia y amplitud, de manera que todos se complementen económicamente. Creo necesario un análisis más amplio sobre estos temas, que haga énfasis en las potencialidades y posibilidades, así como sus requerimientos e interrelaciones entre estos sectores. Esta dinámica de interrelación debe darse sin que medien restricciones de índole político/ideológicas. En este sentido, en Cuba, ¿cuáles son los medios fundamentales de producción? Ello contribuiría a despejar algunas dudas existentes sobre el accionar asignado a los diferentes sectores económicos de la sociedad cubana, en particular para esta etapa. El gobierno debe corregir las potenciales desproporciones económicas y sociales que se manifiesten.

-Las complejas circunstancias vividas durante las últimas décadas en la Isla hicieron emigrar a, aproximadamente, un millón quinientos mil cubanos. La nueva constitución debiera formular la participación y garantías del derecho al voto de los que viven fuera del país. Aunque en la actualidad se le solicita a la emigración sus opiniones sobre la reforma o nueva constitución, resultaría de utilidad analizar la cuestión más amplia y profundamente.

-Debiera consignarse el derecho de todo cubano a poder invertir y participar en los esfuerzos por el desarrollo económico de su país (viva en Cuba o no). Siempre cumpliendo las normas y leyes existentes sobre este particular, como es lógico. Por ser una cuestión (que ha sido y es) contradictoria para algunos, resultaría interesante analizar este tema, y profundizarlo en las actuales circunstancias económicas y sociales del país.

-Podría parecer una cuestión solo de forma, pero “la forma” resulta también fundamental. Creo que sería oportuno identificar a las empresas que existen o se creen (sean estatales, cooperativas, privadas, mixtas, o extranjeras), por sus términos apropiados, tamaño o envergadura económica que posean. De esta manera se hace más transparente y comprensible el carácter que asuma y desarrolle (ante sus ciudadanos y extranjeros), el modelo económico/social del país y su sistema empresarial.

-La separación de poderes (ejecutivo, legislativo y judicial) que aparece en el Proyecto de nueva constitución, por la importancia posee en el desenvolvimiento democrático y la confianza que genera internacionalmente, debiera ser objeto de un análisis más enjundioso. Todo ello para que se comprenda ampliamente su significado, los equilibrios político/sociales que representa y, a su vez, que a cada uno de dichos poderes se les garantice un desempeño plenamente autónomo, sin influencias de alguno de los otros poderes.

-En el proceso iniciado (e interrumpido) para la “desburocratización” del Estado se ha venido implementando una reforma institucional. Sin embargo, dadas las nuevas estructuras estatales que se crean, puede afirmarse que aún se encuentra sobredimensionada la fuerza de trabajo existente en el país. Esto ocasiona elevados gastos presupuestados y la sub-utilización de laboral; así como un impacto negativo sobre las prácticas en el mundo del trabajo. Considero por ello que pueda ser conveniente, en el contexto de los cambios institucionales que se producen y se producirán, que se pueda analizar más exhaustivamente este tema, valorando fundamentalmente sus ventajas, así como sus implicaciones e impactos generales.

-Todo parece indicar  que es necesaria la descentralización y distribución de una parte del presupuesto económico/financiero de la nación, orientándose hacia la nueva división político/administrativa (territorios), de manera que pueda contribuir a mayores iniciativas productivas y sociales en estos territorios. Esto va a satisfacer diversas necesidades que se han acumulado en los mismos, contribuyendo a un desarrollo más coherente e integral del país en su conjunto.

Sobre los autores
Eugenio Rodríguez Balari 24 Artículos escritos
(La Habana, 1938). Licenciado en Historia. Doctor en Economía. Periodista. Se desempeñó como director de las publicaciones nacionales Mella y Opina, de esta última fue su fundador. Fundador y Presidente del Instituto Cubano de Investigación de l...
0 COMENTARIO

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

EditorialMedios en Cuba