Las investigaciones actuales sobre las religiones afrocubanas, algunos apuntes.

Okónkolo o tambor chico, uno de los tres tambores Batá. Religiones afrocubanas

Foto: Montuno/Flickr

Existe una tradición de más de un siglo de investigaciones sobre las religiones afrocubanas; me refiero a investigaciones con un perfil sistematizado y un enfoque académico. La historia del tema, por así decir, coloca a Fernando Ortiz como uno de los pioneros en las investigaciones de este tipo con sus trabajos publicados en el comienzo del siglo XX. Dichas investigaciones han continuado con el transcurso de los años en las esferas nacional e internacional.

La producción de trabajos científicos, que centra su interés en las religiones de matriz africana, es un tópico recurrente en la actualidad. Después de la década del 90 de siglo pasado, se observó un crecimiento en la redacción de textos que tenían como centro las religiones afrocubanas. Por lo que, sin duda, se puede afirmar que existen varias generaciones de investigadores cubanos interesados en este tema. Precisamente en la reciente producción sobre este universo se centra este artículo, en que presentaremos brevemente cuáles son sus principales tendencias.

Tal vez sería prudente presentar para el lector que desconoce sobre el tema, cuáles son estas religiones: la Sociedad Secreta Abakúa, la Regla de Palo Monte, el Complejo Ocha-Ifá  y el Espiritismo cruzado.

La Sociedad Secreta Abakúa es la primera religión afrocubana de la cual existe un registro histórico, es una sociedad formada exclusivamente por hombres, cuyos rituales y ceremonias son alrededor del tambor sagrado Ekue y la figura del pez sagrado Tanze. Se reconoce esta asociación como heredera de la Sociedad de los Hombres Leopardo, de la región del Calabar, en el territorio actual de Nigeria.

La Regla de Palo Monte tiene su origen en los pueblos bantú; su sistema de creencias se centra en la veneración a los ancestros y en el poder de los nkinsis, sus dioses. El centro del culto es alrededor de la nganga, un recipiente donde se agrupan elementos de origen  mineral, vegetal y animal. Además, con un sistema de adivinación donde se utiliza la pólvora, y diferentes grados de iniciación.

El Complejo Ocha-Ifá es la religión afrocubana más extendida nacional e internacionalmente de las últimas décadas, su ascendencia es yoruba (actual Nigeria y Benin). Es conocida como Santería por la identificación que hacen algunos de sus practicantes de los orichas con los santos católicos. Este complejo religioso está compuesto por la Regla Ocha, el culto a los orichas y el sacerdocio de Ifá, destinado principalmente a los hombres. La Regla  Ocha e Ifá cuenta con complejos sistemas adivinatorios, veneración a los ancestros y diferentes niveles de iniciación.

El Espiritismo cruzado, aunque no se reconoce como una religión de origen africano, es incluido entre las religiones afrocubanas por la presencia tan fuerte de elementos africanos en su liturgia. Y también debido a la importancia que tiene para los practicantes cubanos dentro del universo afrocubano.

Volviendo a lo que nos interesa, trataremos de mostrar cuáles son las principales tendencias que siguen las investigaciones sobre las religiones afrocubanas, a partir de los trabajos publicados y lo expuesto en diferentes eventos científicos por investigadores cubanos. Igualmente presentaremos cuál es el enfoque seguido por algunas instituciones académicas que tienen como línea de investigación estas religiones.

Las investigaciones, en sentido general, se han centrado en el estudio de la Regla Ocha-Ifá. Textos dedicados a la observación de los diferentes componentes de su liturgia religiosa y del impacto social de su práctica son comunes; mientras expresiones como la Regla de Palo Monte y la Sociedad Abakúa han sido abordadas en menor grado.

Los estudios sobre Ocha e Ifá, generalmente se centran en  la descripción, el análisis desde el punto de vista social, la interpretación de sus concepciones ético-filosóficas, la familia religiosa, la identidad, el uso de las plantas en los rituales y cuestiones de género. Esta situación se mantuvo durante varios años, pero en los últimos cinco años se observa un interés marcado en otros temas: cambios o transformaciones en la praxis religiosa, mercantilización y transnacionalización de esta religión.

Estos temas son abordados muchas veces con un enfoque más descriptivo que analítico, sobre todo en los variados eventos que se centran en la cultura afrocubana. Dichos eventos son organizados por varias instituciones culturales y académicas, donde el debate gira generalmente sobre la importancia de estas manifestaciones en la cultura nacional, así como la necesidad de que su estudio sea sistematizado y visible. Argumento válido, reiterado por años y que solo recientemente es que podemos apreciar un avance en lo que respecta a la visibilidad desde un punto de vista más positivo, sin asociar necesariamente estas religiones a la marginalidad, práctica muy usual en nuestros medios de comunicación (por ejemplo, la televisión).

Es curioso que con el aumento de encuentros para debatir sobre las religiones afrocubanas, se observe también una tendencia a una disputa ético-filosófica entre investigadores y practicantes, sobre todo con respecto a Ocha-Ifá. Esta disputa tiene como origen el  seguimiento por los investigadores del proceso de re-africanización de las últimas décadas, que ha influenciado en la mudanza de estructuras rituales, ceremoniales y jerárquicas dentro de este complejo religioso (procesos similares de re-africanizacion han ocurrido en varios países del continente, como Brasil y Estados Unidos). El interés despertado por esta situación en la comunidad científica es visto como negativo para aquellos que tienen una postura más tradicional.

Como podrán observar, el estudio de la Regla de Ocha e Ifá despierta más interés, tal vez por la controversia, mayor visibilidad o el propio hecho de que exista una amplia bibliografía al respecto. Existe la hipótesis, que desde el comienzo los investigadores del área privilegiaron el estudio de las religiones yorubas por encontrarlas más avanzadas y complejas. Esta visión, por suerte, ya no es la que impera, pero sí continúa la tendencia de investigar más las religiones de origen yoruba, no solo en Cuba sino también en Brasil.

A pesar de que las tres expresiones religiosas de matriz africana cuentan con una mitología fascinante, existe una mayor identificación con el componente mitológico yoruba que con los otros. Esto es fácilmente reconocible por las asociaciones que se hacen de la personalidad de un individuo con un oricha (mujeriego/Chango, travieso/Eleggúa, coqueta/ Ochun).

Además de los estereotipos que se han formado con respecto a la Regla de Palo Monte y la Sociedad Abakúa, que ubica al palero como alguien que trabaja para el mal; y al abakúa con el machismo y la criminalidad. Afortunadamente, estos estereotipos se encuentran en un proceso de reversión, en parte, gracias al pluralismo religioso de los creyentes cubanos de estas religiones, y el trabajo de investigadores que abordan la temática.

Los trabajos que se refieren al componente bantú y al Palo Monte, son pocos y se centran, en su mayoría, en estudios sobre la influencia del kicongo en el español de Cuba. Este es, sin duda, un espacio que es necesario explorar, sobre todo desde el punto de vista histórico, teniendo en cuenta que los esclavos de origen bantú fueron los primeros en llegar a tierras cubanas. Esperemos que nuevas líneas temáticas relacionadas con este universo sean desarrolladas a partir del Primer Evento Internacional de la Institución Bantú de Cuba, a realizarse en octubre del 2016.

La realización de un evento dedicado a la cultura bantú evidencia el interés, tanto de la comunidad científica como de los practicantes, en que haya un estudio sistematizado sobre la Regla de Palo Monte, ya que el evento está siendo organizado por el Instituto Cubano de Antropología (ICAN) y la  Institución Bantú. Aunque no debemos dejar de mencionar que en los últimos tiempos se han presentado algunos trabajos donde se exploran las relaciones entre el vodú haitiano y el Palo Monte, así como del Palo con la Sociedad Abakúa.

Es curioso como precisamente las dos religiones de matriz africana menos abordadas son aquellas que cargan con una imagen negativa; que como ya mencioné está siendo revertida. Este proceso, sobre todo en el caso de los abakúas, se debe mucho al trabajo realizado por los investigadores del tema. Más allá de mostrar el carácter principal de ella como una asociación masculina, sus elementos estéticos y musicales, que es como siempre ha sido trabajada, se puede observar las complejas dinámicas sociales que hacia el interior de esta práctica suceden.

Algo similar podríamos encontrar en el Espiritismo cruzado. Actualmente, existen pocos trabajos que aborden el tema. Las transformaciones que se observan en su práctica o su estrecha relación con las otras religiones afrocubanas no han sido abordadas desde principios de la década del 90 del siglo pasado. Por tanto, no se cuenta con trabajos que aporten una perspectiva diferente, sobre todo teniendo en cuenta la característica principal de las religiones afrocubanas de estar en constante transformación.

La manera en que son abordadas las investigaciones, es generalmente desde la Historia, la Sociología y la Antropología; ya sea desde las instituciones estatales o por parte de investigadores independientes. Es importante señalar, que la temática es abordada por investigadores que no tienen una filiación con centros de investigación subvencionados por el Estado, muchos de ellos se dedican al estudio de la religión como una actividad extra y en ocasiones son practicantes de la religión que investigan.

Existen varios centros con perfil académico y/o cultural que presentan en sus líneas de investigación el estudio de las religiones afrocubanas. Vamos a referirnos brevemente a aquellos que son reconocidos por una cierta tradición en abordar el tema. Tres instituciones están localizadas en La Habana: el Departamento de Estudios Socioreligiosos (DESR) del Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociológicas (CIPS), la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana y el Instituto Cubano de Antropología; y  dos en  Santiago de Cuba: la Casa del Caribe y el Centro Cultural Africano Fernando Ortiz.

El DESR, con más de 25 años de fundado, posee en su archivo de trabajos trans-disciplinares con  predominio de un enfoque sociológico, sobre el papel de las religiones en la sociedad cubana actual. Sus investigadores realizan un seguimiento del campo religioso cubano y de algunas festividades religiosas con un carácter popular, como la peregrinación anual al Santuario de San Lázaro. Las religiones afrocubanas siempre han sido de su interés, tanto que durante la década del 90 del siglo XX se dedicaron a estudiarlas profundamente en su aspecto social; aunque en la actualidad mantienen el interés en esta temática con énfasis en el proceso de re-africanización de Ifá.

Por otra parte, el Instituto Cubano de Antropología, desde el 2006, retomó de manera constante el análisis de las religiones afrocubanas, como línea de investigación con la formación de un equipo de investigadores. Los trabajos producidos por este equipo se caracterizan por tener un gran componente etnográfico (descriptivo-analítico) y con una tendencia al predominio del estudio de la Regla Ocha y de Ifá, aunque ya se observa un interés en abordar con mayor profundidad el estudio de la Regla de Palo Monte.

Ya la Facultad de Artes y Letras  de la Universidad de La Habana, se destaca con la producción sistemática de trabajos de diploma donde se abordan desde un enfoque estético y socio-antropológico las religiones afrocubanas. Muchos de estos trabajos retoman la tendencia a un estudio dirigido hacia la Regla Ocha, fundamentalmente, siguiendo la tendencia nacional en este  tema.

La producción no se centra sólo en La Habana. En Santiago de Cuba tenemos el ejemplo de la Casa del Caribe y del Centro Cultural Africano Fernando Ortiz, que entre sus líneas de investigación se encuentran las religiones afrocubanas con sus particularidades regionales. Ambas instituciones organizan eventos científicos donde se presentan trabajos que abordan estas religiones, práctica común a otros centros del país. Es importante señalar que existe un calendario anual de eventos con este perfil en todo el país, lo que evidencia el interés en la temática.

Resumiendo la situación actual de los estudios sobre las religiones afrocubanas, observamos un mayor interés en las manifestaciones de origen yoruba. Una producción más centrada en la descripción y análisis, que en teorizar al respecto del universo religioso afrocubano. Aunque no debemos obviar que estas religiones están viviendo un periodo de crecimiento sostenido en las últimas décadas y que las investigaciones se han volcado en plasmar este proceso. No obstante, es preciso una nueva etapa donde los investigadores del patio, independientemente de su filiación (institucional o religiosa) nos volquemos a un examen más profundo sobre este complejo aspecto de la sociedad cubana actual.

Sobre los autores
Yumei de Isabel Morales Labañino 1 Artículo escrito
(La Habana, 1983). Graduada en Filosofía (2006) y Máster en Antropología Socio-cultural (2009) por la Universidad de La Habana. Aspirante del Doctorado en Antropología Social por la Universidad de São Paulo (USP), Brasil. Investigadora del Insti...
2 COMENTARIOS
  1. Gilberto Conill Godoy dice:

    Etimada Yumei de Isabel Morales Labañino, buen articulo. Me ha encantado porque la religion es una tematica que siempre sigo y que he investigado. Estuve cerca del DESR, en mi trabajo de grado. El amigo Julio Cesar Guanche me sugirio que dejara las observaciones que habia dejado en su muro de facebook por aqui.Aqui te van con el espiritu de continuar enriqueciendo el debate.Repito buen articulo. Un saludo. Dije esto:Adelanto cuatro observaciones: asume la Sociedad Abakua, como religion;no menciona cierto interes por estas investigaciones desde el Dpto de Sociologia de la Universidad de la Habana; tampoco hace referencia cuales enfoque teoricos o escuelas predominan ya que dice que: “son abordadas las investigaciones, generalmente desde la Historia, la Sociología y la Antropología”. Y por ultimo, no menciona o no deja claro cual interes existe en esta tematica desde la diaspora, la cubana o de investigadores de otras academias.

    • Yumei I. Morales Labañino dice:

      Estimado Gilberto Conill Godoy, gracias por los comentarios acerca del articulo, agradezco la lectura atenta que hizo del mismo. Escribí en Facebook al respecto de sus observaciones. Con respecto a la Sociedad Abakúa: es o no una religión? es una cuestión controversial en el área de las investigaciones afro-cubanas. En el articulo fue tratada como una religión siguiendo la perspectiva de los estudios socio-antropológicos.Aunque es reconocida mayoritariamente en la bibliografía como una sociedad, en su practica se reconocen elementos religiosos importantes que permiten encuadrar ella dentro del campo religioso cubano.
      Las intituciones mencionadas en el articulo fueron escogidas siguiendo los criterios de publicación y participación en eventos que abordan la temática,en el caso del Dpto de Sociologia de la Universidad de la Habana ha producido algunos trabajos en los últimos tiempos pero son poco conocidos. tambien se intentó hacer un resumen de las instituciones, debido a que el tema es abordado ampliamente en laa actualidad.
      Ya los enfoques teóricos son variados y por la extención del texto no era posible ser abordados a profundidad, y las escuelas de pensamiento se caracterizan por ser variadas, más bien eclecticas a la hora de abordar el fenómeno religiosos afrocubano. El interés de la diaspora y otras academias sobre el tema amerita un articulo a parte, en este pensamos que seria interesante concentrarnos en la producción nacional.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

EditorialMedios en Cuba