Sobre el artículo 68: la homosexualidad no acabará con el mundo

Foto: IPS
  1. República y derechos: “A quien merme un derecho, córtesele la mano”. Introducción a un dossier
  2. Informe Cuba Posible: “La institucionalidad del gobierno local después de 2018: gobernabilidad y descentralización”.
  3. Una reforma constitucional para el siglo XXI cubano: elementos para el diálogo
  4. Las reformas a la Constitución cubana: Martha Prieto Valdés
  5. Relación cambios/continuidad en materia constitucional: monseñor Carlos Manuel de Céspedes
  6. Pasado, presente y futuro de la reforma constitucional en Cuba (1959-2017): Teodoro Yan Guzmán
  7. Reforma constitucional y “pacto intergeneracional” en Cuba: Jorge I. Domínguez
  8. Reforma constitucional y refundación nacional: Dmitri Prieto Samsónov
  9. Democracia y reforma constitucional en Cuba: Julio César Guanche
  10. Reforma constitucional y derechos civiles y políticos: Rafael Rojas
  11. Republicanismo y reforma constitucional en Cuba: Julio Antonio Fernández Estrada
  12. “El cambio constitucional en Cuba”: lectura crítica a un libro necesario
  13. Una Constitución a la medida del futuro: con nuevos derechos, nuevas instituciones y nuevas utopías
  14. Rafael Rojas: “Debemos estrechar el margen de expectativas y advertir un proceso constituyente acotado, pero que puede avanzar hacia un nuevo marco constitucional más ventajoso para todos los actores”
  15. Elementos a cambiar y a conservar en la Constitución cubana: Roberto Veiga González
  16. ABC sobre la Constitución y su reforma
  17. Reforma constitucional en Cuba: análisis y propuestas
  18. Reforma constitucional y un renovado sueño de país
  19. El proceso de reforma de la Constitución en Cuba
  20. Domingo Amuchástegui: mis tres propuestas para la nueva Constitución de la República de Cuba
  21. Nueva constitución en Cuba: lo que permanece y lo que cambia
  22. Cinco factores que atentan contra el debate del anteproyecto constitucional
  23. El debate de la Constitución según la prensa oficial: radiografía temprana
  24. ¿Cuba homofóbica o de qué matrimonio hablamos?
  25. Por un “catálogo de derechos” que nos “vincule” en la libertad, el bienestar y la justicia
  26. Cuba: la República no está en discusión
  27. Alrededores del artículo 68
  28. Reforma constitucional en Cuba: ante el reto de un nuevo comienzo histórico sin ruptura con la historia
  29. Una posible defensa del diseño del gobierno provincial en el Proyecto de Constitución
  30. ¿Autonomía municipal y gobierno provincial sui generis?
  31. Colocar al Parlamento en el centro del debate
  32. Propuesta de Declaración de Derechos Humanos para una Constitución en Cuba
  33. Iglesia católica y matrimonio igualitario en Cuba: breve comentario a un texto preocupante
  34. ¿El regreso del Presidente de la República?
  35. A las puertas de una nueva Ley Electoral
  36. ¿Cómo nominar y elegir al futuro Presidente de Cuba? Los “comentarios de Randol”
  37. ¿Qué Presidente? ¿Qué Primer Ministro?
  38. Y después de la discusión y de la aprobación: ¿qué hacemos con la Constitución?
  39. ¿Por qué pluralizar el Poder Ejecutivo según el Proyecto de Constitución?
  40. Homero Acosta: “La futura Constitución es una obra colectiva”
  41. Estado socialista “de derecho”: repensar el rol del sistema de justicia en Cuba
  42. Iglesia católica y reforma constitucional en Cuba: hablan los Obispos
  43. ¿Cómo se entiende “lo socialista” en el Proyecto de Reforma Constitucional?
  44. El 68
  45. La certeza en la Constitución: un bien político
  46. La “economía” en el Proyecto de Reforma Constitucional
  47. Dios y el artículo 68
  48. Declaración en solidaridad con las personas LGBTIQ y en respaldo al artículo 68
  49. Reforma constitucional: necesidad de un “Defensor del Pueblo” para Cuba
  50. Artículo 68 y pluralismo en Cuba
  51. Alberto Abreu: “El activismo LGBTI no institucional debe reclamar su derecho a existir en Cuba”
  52. El tránsito socialista: rumbo estratégico al comunismo. Unas primeras notas reflexivas inconclusas. (1ra parte)
  53. Los “derechos humanos” en el Proyecto de Reforma Constitucional
  54. Brevísimas opiniones sobre el 68
  55. Sobre el artículo 68: la homosexualidad no acabará con el mundo
  56. El “trabajo” en el Proyecto de Reforma Constitucional
  57. Raza, racismo y reforma constitucional en Cuba
  58. Cuba: reforma constitucional y regulación de la independencia judicial
  59. Adonis Cervera: “Creo que la novedad está en que el artículo 68 esté ocurriendo en una Isla considerada por muchos como detenida en el tiempo”
  60. Cuba: la nueva Constitución y el día después
  61. Notas migrantes al proyecto constitucional: de la repatriación migratoria a la expatriación de la nacionalidad
  62. Yadiel Cepero: “No es tiempo de reclamar: es tiempo de actuar”
  63. Un Tribunal de Garantías Constitucionales para Cuba: ¿por qué no?
  64. Artículo 68: “Hagan ustedes con los demás como quieran que los demás hagan con ustedes”
  65. Reforma constitucional y desafíos de nuestro sistema de justicia
  66. Derecho a no hacer silencio
  67. Artículo 68: necesitamos unir el activismo de la calle y de las redes sociales, con el institucional y el legislativo
  68. El Parlamento en Cuba: ¡urgencia nacional!
  69. Un parlamento posible para Cuba
  70. Los miembros del Parlamento deben ser electos por sus bases territoriales de manera directa
  71. El Parlamento debe ser el resultado de un modelo electoral con representación proporcional
  72. El Parlamento debe dar cabida al incipiente pluralismo político presente en la sociedad cubana
  73. Partido único en Cuba: ¿el pluripartidismo es la solución?
  74. República y socialismo, aquí y ahora: introducción a un dossier
  75. La práctica renovada de los Derechos como pilar del desarrollo social en Cuba

El artículo 68 (que lamentablemente no fue el 69), es la “cortina de humo” detrás de la cual se esconden muchas otras cuestiones de mayor relevancia en el Proyecto de constitución. Puede observarse todo el debate mediático alrededor del mismo, relegándose a un segundo plano cuestiones como la distribución del poder, el rol de las autoridades, el Partido o la propiedad, que deben ser atendidos con mayor gravedad.

Pudiera incluso decirse que no es necesario que en una constitución aparezcan líneas referidas a algo que, desde mi punto de vista, debe ser naturalmente incorporado por la sociedad. Es como si la constitución debiera decirnos qué debemos hacer, si tenemos hambre, sed, o nos damos un martillazo en las manos. Pero, lamentablemente, el mundo ha sido construido bajo ciertos principios morales y culturales que legitiman solo una manera de entender la sexualidad, el placer, la felicidad, la familia o la procreación. Esas estructuras patriarcales, verticales y hetero-normativas, condenaron durante siglos a millones de personas que sufrieron todo tipo de escarnios, penalidades y muertes, simplemente por hacer valer su legítimo derecho a la felicidad y realización personal.

Muchos creen, y así lo han dicho en los medios, que el matrimonio entre dos personas del mismo sexo solo traerá un decrecimiento de la natalidad (¡!), o que niños y niñas crecerán bajo principios morales y éticos, terribles y reprobables, sin una figura paterna, que ponga orden, cree patrones y vele por su futuro. Tal creencia solo legitima al hombre, al varón como columna vertebral y única que sostiene toda la evolución humana. Mantiene la construcción cultural de que solo en una familia tradicional (madre- padre- hijo-hija) puede encontrarse la
felicidad y el bienestar. Reproduce todos los prejuicios que durante milenios se han erigido acerca de las prácticas sexuales, el deseo y el placer; observando que unos, son buenos y permisibles y los otros, frutos del pecado, el mal y la perversión.

Desde esa perspectiva binaria, uno pudiera preguntarse si no tuviéramos suficientes ejemplos en la Historia del mundo con las guerras, genocidios, saqueos, miserias, ambiciones y odios generados por figuras, comunidades y sociedades, estructuradas alrededor de familias tradicionales y prácticas heterosexuales. La violencia, la vanidad, la obsesión por el poder y la dominación, no tienen sexo, ni género: son resultado de conductas y complejos procesos humanos.

Nuestros hijos e hijas necesitan amor, cariño, respeto, educación. Gestos y acciones que pueden encontrarse en cualquier persona, sin importar su raza, estructura familiar o identidad sexual. Si se comprende que alcanzar la felicidad, el placer y la paz es un anhelo de todos los seres humanos, ésta búsqueda se convierte en un derecho elemental que no debe ser normado, condenado o limitado solo para algunos. La homosexualidad no acabará con el mundo, solo lo hará mejor, más justo y, seguramente, también más divertido.

Sobre los autores
Gustavo Arcos Fernández-Brito 11 Artículos escritos
(La Habana, 1965). Licenciado en Historia del Arte en la Universidad de La Habana (1994). Miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). Miembro de la Asociación Cubana de la Prensa Cinematográfica. Camarógrafo Cinematográfico Asi...
0 COMENTARIO

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

EditorialMedios en Cuba