Legitimidad, Poder y “Líneas Rojas” del debate en Cuba

CUADERNO: 60
Una niña juega a ser maestra. Delante de algunas muñecas y de un par de amigos, gesticula con un puntero improvisado. Vocifera que algo está mal y exige repetir la lección. Cerca, mamá y papá sonríen con orgullo. Así lo muestra la televisión. La educación es un acto político permanente. La niña que juega a ser maestra ensaya, a través de su conducta, valores. Está siendo educada y también educa.
EditorialMedios en Cuba