Lo más importante en todo desempeño tienen que ser los resultados. Textos de Roberto Veiga Menéndez

CUADERNO: 65
“Cuando conocí la decisión de conceder más facultades a las empresas lo asocié a la necesidad de descentralizar la dirección de la actividad económica, pero, de hecho, los resultados fueron inversos. Al disminuir la cantidad de empresas existentes y convertirlas en Unidades Empresariales de Base (UEB), las facultades aprobadas las recibieron otras instancias inter-medias (territoriales, provinciales o nacionales) denominadas ahora Empresas o las Organizaciones Superiores de Dirección Empresarial (OSDE), cuyos directivos, al estar físicamente des-vinculados de los colectivos laborales, carecen de influencia di-recta en el cumplimiento de los planes económicos; no están allí donde se gana o se pierde la batalla. Estas últimas –antes empresas, ahora UEB– vieron disminuidas sus pocas prerrogativas disponibles, perdieron su muy limitada autonomía y hasta se quedaron sin personalidad jurídica. Un jefe que carezca de la posibilidad de transformar los acontecimientos, pues casi todo debe consultarlo y no puede ser creativo, y no pueda adoptar decisiones y asumir riesgos no es jefe, y nunca se desarrollará como tal ni podrá ejercer un liderazgo.”
EditorialMedios en Cuba