Cuba y Estados Unidos: ¿qué hacer con las minas de cobalto en el siglo XXI?

Foto: Sputnik Mundo

El pasado 4 de marzo de 2018, en la plataforma de Progreso Semanal apareció traducido al español un artículo titulado “¿Es Cuba la solución a la inseguridad estadounidense en el cobalto?”  El artículo en inglés apareció, el primero de marzo en The Mootley Fool, una publicación digital dedicada a temas económicos.

El autor del texto, Maxx Chatsko, describe la situación de inestabilidad creada en el mercado norteamericano por la insuficiente disponibilidad de cobalto y apunta:

“…a pesar de tener solo el 1 por ciento de la superficie de Estados Unidos, Cuba produce 550 por ciento más cobalto que Estados Unidos, y posee la tercera mayor reserva de cobalto del planeta… el material puede presentar el mejor argumento para un acercamiento con Cuba.”

Y finaliza su artículo:

“…Lo que le falta a la posición geopolítica de Estados Unidos en cuanto a las reservas nacionales de cobalto lo compensa con su proximidad a Cuba… El país caribeño aún no se ha acercado a su potencial completo en la producción de cobalto porque adolece de una falta de inversión.

En otras palabras, algunas sociedades con empresas estadounidenses de abundante dinero podrían crear una situación de ganancias para todos, en la que Cuba recibe una inversión muy necesaria, y Estados Unidos recibe una fuente de cobalto significativamente más segura (y ética)…”

Otras publicaciones norteamericanas del mundo de los negocios y las inversiones bursátiles, como Energy and Capital, se vienen haciendo eco del problema que presenta la insuficiente reserva de litio y cobalto en industrias concretas. El pasado 25 de enero esta publicación espetó sin ambages:

“…La insuficiencia en el suministro de cobalto es una pesadilla absoluta para cualquier compañía que planee vender vehículos eléctricos en el futuro.”

Ese artículo se refería, específicamente, a Ford Motors y a Tesla, que parecen estar enterradas hasta el cuello en este tipo de proyectos. Para dar una idea al lector: hoy el tiempo de espera en la cola para comprar un Tesla tiene una duración de 18 meses. Y todo se debe a los problemas para producir las baterías producto de las carencias de litio y de cobalto.

Progreso Semanal, que tiene una óptica positiva en relación a la superación de la hostilidad entre Cuba y Estados Unidos, publicó el artículo, como una muestra de las posibilidades reales de acercamiento entre los dos países, aprovechando la situación de inestabilidad creada con el mineral.

No hay dudas de que la tendencia general debe ser a la superación de una hostilidad que no parece favorecer hoy ni a Cuba, ni a Estados Unidos. Los grupos de presión política que hoy se empeñan en mantener el diferendo son minoritarios, y sus caducos argumentos no son más que una absurda persistencia en el error (hasta el límite).

Personalmente, creo que cualquier acercamiento y normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos es beneficioso y debe ser bienvenido; pero en relación con el cobalto tengo una opinión que diverge de la visión economicista del especialista norteamericano.

Creo lo siguiente:

  • • El cobalto es un material estratégico. Tal vez el lector habrá oído hablar de la Bomba de Cobalto. Se trata de un arma de exterminio masivo temida por la comunidad científica y militar hace muchísimos años. Los rusos acaban de anunciar este mes que poseen un armamento de nuevo tipo: Status-6: Un dron submarino con un radio de acción de unos 10 mil kilómetros, con una carga nuclear con cobalto que puede acabar con la vida de un continente entero. Todo lo dicho aquí indica que la posición de Cuba debe ser altamente conservadora en relación con la venta de cobalto a Estados Unidos, que sigue siendo el principal enemigo.
  • • El cobalto no debe ser vendido como materia prima a los norteamericanos, por las razones del punto anterior y porque tiene que servir a un propósito superior, a saber: desarrollar la industria nacional. La pregunta es: ¿podemos los cubanos recibir la transferencia tecnológica necesaria y producir las baterías en Cuba? Claro que sí. Somos Homo Sapiens con los mismos 1,500 centímetros cúbicos de cerebro que los demás habitantes del planeta.
  • • Lo dicho en el punto dos es lo que define al cobalto como de importancia estratégica para Cuba: su carencia mundial tiene que ser usada como el elemento para conseguir la transferencia tecnológica necesaria para producir baterías automotrices y de otro uso que ya están siendo reclamadas en todo el mundo. O sea, lo prudente es negociar y gestionar hábilmente esta oportunidad excepcional.
  • • El desarrollo de baterías de alta eficiencia y larga duración es uno de los aspectos de un proyecto global iniciado por Bill Gates, Warren Buffet, Jeff Bezos y algunos otros “billonarios” para la búsqueda de vertientes de desarrollo de energías alternativas. Ese grupo ya ha colocado mil millones de dólares en un fondo de investigación. Sería mucho más interesante llegar a un acuerdo con este grupo para realizar las investigaciones y desarrollos tecnológicos de esta y otras vertientes del aprovechamiento de energías renovables en Cuba. Es decir, aprovechar esos fondos de inversión para desarrollar una industria que tiene amplísimas perspectivas.

Así que NO, definitivamente, NO. Cuba no es la solución para los problemas de cobalto de Estados Unidos. El cobalto es una de las vías de solución de los problemas económicos de Cuba, que no es lo mismo ni se escribe igual.

Se me ocurre que existen muchas potencialidades en Cuba, que están siendo mal explotadas. El porvenir tiene que encargarse de rectificar este error. Cuba tiene que devenir en una sociedad inteligente. Es decir: que las acciones de nuestro grupo permitan gestionar bien nuestra organización social y el florecimiento de nuestras inteligencias individuales en la consecución del bienestar general de la nación.

Sobre los autores
Jorge Serguera Navarro 4 Artículos escritos
Ingeniero en sistema de guiado de misiles antiaéreos y Licenciado en Ciencias Militares. Obrero en una fábrica de ventana en Miami, Estados Unidos.
2 COMENTARIOS
  1. Muy logicamente, cada proyecto que se base en la exportacion de una materia prima para que una potencia del 1er mundo la emplee en su industria, reafirma el rol subordinado de los paises subdesarrollados. Lo mismo si se exporta el mineral a EEUU, que a la Union Europea, que a Japon, que a China.

  2. Juan Carlos dice:

    No creo que los de Tesla o Ford vayan a dar las patentes de fabricación de las pilas para que se produzcan en Cuba, pensar eso es ser demasiado fantasioso. Actualmente los países desarrollados alcanzan sus nieveles producto al know how. Los Iphones dicen Made in China pero también Designed by Apple in California.
    Además, el propio know how no es algo que se entrega una sola vez; son procesos recursivos de mejora continua, que solo es posible alcanzar y llevar a cabo bajo sociedades plurales y libres, bien lejos del contexto cubano.
    En el contexto actual, con suerte, Cuba podrá vender el cobalto como materia prima para el beneficio directo de una cúpula y un poco para el empobrecido pueblo.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

EditorialMedios en Cuba