Enrique Álvarez: “¿Hacia un nuevo ecosistema para el cine cubano?”


1. ¿Cuál ha sido la forma de “hacer cine” en el contexto cubano después de 1959? ¿Qué rol ha tenido en este proceso el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC)?

El cine cubano posterior a 1959 se desarrolló a partir de la fundación del ICAIC, que no solo fue un modelo de gran industria estatal, sino también una institución generadora de un pensamiento y una cinematografía que acompañó la energía emancipadora de los primeros años de la Revolución cubana. Después, a lo largo de estos años, ese impulso iniciático se fue atemperando y ha llegado hasta hoy, sosteniéndose en su propia inercia. El ICAIC que fundó la primera Ley de Cine de toda América Latina ya no es una institución operante en el nuevo contexto, es un dragón de dos cabezas: sigue tratando de funcionar como productora y tiene, a la vez, que afrontar tareas muchos más democráticas, propias de un instituto de cine responsabilizado de relacionarse y viabilizar la actividad cinematográfica de múltiples productores independientes, que hoy hacen películas sin ningún amparo legal que los reconozca, los ampare y les genere derechos y responsabilidades.

2. ¿Qué elementos del contexto nacional e internacional han cambiado y cuál ha sido su impacto sobre las maneras de “hacer cine” en Cuba?

La primera incidencia, la más objetiva, es el desarrollo tecnológico, la muerte del mundo analógico, la irrupción digital; la segunda, la más compleja y estimulante, es la proliferación de nuevos actores sociales, de cineastas (realizadores y productores), formados y egresados de las Escuelas de Cine (EICTV y FAMCA), capaces de generar sus propias creaciones, porque están preparados para la interacción en la que se gestionan y se impulsan hoy los proyectos artísticos. En una sociedad abocada a cambios, ya hay muchos de ellos preparados para actuar y crear en nuevos escenarios.

3. En el actual contexto, ¿cuál ha sido la metodología de trabajo escogida por los cineastas para dar curso a sus inquietudes y gestionar sus propuestas?

Los cineastas, convencidos de la necesidad de responsabilizarnos con el presente y el futuro de nuestra actividad vital, hemos generado un espacio de asambleas abiertas para discutir nuestros problemas, consensuar nuestras expectativas, y generar condiciones para la consolidación de un nuevo escenario que comenzamos llamando “un nuevo ecosistema para el cine cubano”, y que solo podríamos alcanzar y hacerlo efectivo a través de una Ley de Cine que sea inclusiva y que defina nuevas relaciones productivas y creativas, reconociendo y legalizando la existencia y la actividad de diversas casas productoras y de productores independientes que trabajamos al margen de la producción estatal. En ese nuevo escenario, el ICAIC tendría que refundarse como institución y, al margen de que mantenga o no su casa productora, trabajar (fomentando, articulando, promoviendo, distribuyendo) con todos y para el bien de todos.

4. ¿Qué elementos serían imprescindibles a tener en cuenta en una Ley de Cine elaborada para Cuba?

La realidad y las aspiraciones; las del país y las del cine cubano. La Ley tiene que ser un mapa, una geografía reconocible por la que podamos movernos y desarrollarnos.

5. ¿Qué experiencia internacional, en materia legal vinculada a la creación cinematográfica, sería significativo tener en cuenta para Cuba?

Hay que estudiar las especificidades. La sociedad cubana está inmersa en una transición de sus relaciones económicas, y no podemos importar fórmulas sin tener en cuenta su operatividad en este contexto. Habrá cosas que definir y cambios que prever. Nuestra meta es fomentar la creación cinematográfica en Cuba y protegerla.

6. ¿Qué metodología de interacción cineastas-instituciones culturales-Estado sería la más adecuada para generar una Ley de Cine para Cuba?

La única metodología es el diálogo. Si nosotros estamos solicitando una Ley ese gesto supone un reconocimiento a las instituciones que deberían apoyarnos en esta gestión, pero la realidad es que algunas de esas instituciones y sus dirigentes, que ante nosotros representan al Estado o son intermediarios, se niegan a reconocernos.

Sobre los autores
Cuba Posible 188 Artículos escritos
Cuba Posible es un “Laboratorio de Ideas” que gestiona una relación dinámica entre personas e instituciones, cubanas y extranjeras, con experiencias y cosmovisiones diversas; en algunos casos muy identificadas con las aspiraciones martianas. Si...
0 COMENTARIO

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

EditorialMedios en Cuba