Sergio Bitar: “En las relaciones hemisféricas debe dejarse atrás la lógica de gobierno a gobierno”

Sergio Bitar

Cuba Posible ha decidido tocar a la puerta de varios expertos latinoamericanos y estadounidenses para conversar sobre la integración latinoamericana y las relaciones “Norte-Sur”. En esta ocasión dialogamos con el político chileno Sergio Bitar.

En su opinión, ¿cuál es el estado actual de las relaciones entre Estados Unidos y América Latina?

En los últimos 15 años evolucionó hacia una relación más equilibrada, y a futuro avizoro un distanciamiento político con el gobierno de Trump. Los factores determinantes serán: el muro de México y sus implicaciones políticas, la discriminación, las situaciones económicas con empresas norteamericanas, la posición ante Cuba, el choque o la ayuda al diálogo en Venezuela. La mayor autonomía política y económica de América Latina  es un factor de protección colectiva, pero las dificultades de gobernabilidad doméstica, en la mayoría de los países, podrán limitar la coordinación y las posturas firmes e independientes de gobiernos latinoamericanos.

¿Cuánto influyen las posiciones de Estados Unidos en las políticas internas de los países latinoamericanos, y cuánta influencia poseen los intereses de la región en las políticas domésticas de Estados Unidos?

La influencia de Estados Unidos es declinante por el proceso más estructural de declinación hegemónica y la creciente multipolaridad  consecuente. La gravitación de Estados Unidos sobre América Latina depende de la distancia geográfica.  Es bastante menor en América del Sur, es alta en México y Centroamérica. Creo que las diferencias ALBA-“no ALBA” decrecerán. El ALBA es muy débil y prevalecerán posiciones de autonomía ante actitudes nacionalistas de Trump. Eso debería facilitar más entendimiento y acción conjunta en América Latina. Igualmente empujará a estrechar relaciones con Asia y posiblemente con la Unión Europea (dependiendo del Brexit y de MERCOSUR).

Es poco lo que incide la región en la política interna de Estados Unidos, salvo en la inmigración y la droga, que son procesados como problemas domésticos en Estados Unidos. La creciente presencia de latinos es un factor difícil de medir pero debiera jugar a favor de una relación más fraterna y menos hostil entre ambos.

¿Cómo deberíamos aspirar que sean las relaciones entre Estados Unidos y América Latina?

Ojalá armoniosas. La tendencia larga es a una creciente interrelación lingüística, cultural, educacional, tecnológica. Debiéramos privilegiar la relación con Estados antes que con el Gobierno Federal, elevar relaciones con China para equilibrar, fortalecer acuerdos en educación, ciencia y tecnología con muchas universidades, buscar asociación con empresas medianas para agregar tecnologías y facilitar expansión de empresas latinoamericanas en Estados Unidos.

¿Qué condiciones pueden facilitarlo?

Una actitud y una política más autónomas de cada país latinoamericano y una mayor colaboración entre ellos.

¿Qué actores están llamados y/o en mejores condiciones para hacer evolución este proceso?

La sociedad norteamericana es compleja, de gran variedad, diversidad, con enorme número de instituciones, organizaciones sociales, empresas, organismos y Estados. Así debe tejerse la nueva relación, a todos los niveles: familiares, empresariales, universitarios, organizaciones sociales, medioambientales, de género, partidos políticos, parlamentarios. Debe dejarse atrás la lógica de Gobierno a Gobierno.

¿Qué instrumentos (ya sean existentes, tal como son o de manera redimesionada, o de nueva creación) pudieran garantizar una relación hemisférica basada en la concertación y la cooperación, el desarrollo y la seguridad, la justicia y la paz?

Los organismos hemisféricos son un espacio interesante para conversar, pero la clave está en reforzar una posición latinoamericana común en algunas materias sustantivas para que cualquier conversación produzca frutos para la paz global, el medio ambiente, las relaciones económicas, la articulación tecnológica y la investigación científica. En la medida que haya dispersión entre latinoamericanos los logros serán menores, y las relaciones hemisféricas pobres, como hoy. Se intensificarán cuando hay crisis y no cuando hay “normalidad”. Se requiere acuerdos en “normalidad”, económicos y políticos. Los cinco ejes principales que vaticino son: migraciones, seguridad interna de cada país, desarrollo tecnológico, acuerdos en educación superior y técnica, y también posiciones comunes en medio ambiente, democracia, derechos humanos y paz.

En este dossier, aparecen los siguientes textos

Sobre los autores
Sergio Bitar 3 Artículos escritos
(Santiago de Chile, 1940). Destacado político e intelectual chileno. Preside el Consejo Chileno de Prospectiva y Estrategia, la Fundación por la Democracia y la Corporación Museo del Salitre. Dirige el proyecto “Tendencias Mundiales y el Futuro ...
Roberto Veiga González 94 Artículos escritos
(Matanzas, 1964). Director de Cuba Posible. Licenciado en Derecho por la Universidad de Matanzas. Diplomado en Medios de Comunicación, por la Universidad Complutense de Madrid. Estudios curriculares correspondientes para un doctorado en Ciencias Pol...
0 COMENTARIO

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

EditorialMedios en Cuba