Guillermo Rodríguez Rivera: “Nuestros funcionarios no han sido capaces de lograr el cambio de mentalidad que la dirección del país demanda”.


En las circunstancias actuales de Cuba y del mundo, el interés por buscar y encontrar formas renovadas de hacer posibles los anhelos históricos y contemporáneos del país constituye un empeño de diferentes actores, colectivos y personas con vocación por pensar la nación sin desconocer sus diversidades. Esa voluntad plantea desafíos de diferente orden; quizás uno de los más grandes es el de repensar las necesidades de debate que, desde diferentes espacios, tributen a un mayor y mejor entendimiento de los presentes y los futuros plausibles y deseados. Con el propósito de contribuir con ello, Cuba Posible ha invitado a intelectuales cubanos a reflexionar sobre la necesidad de debate, y sus mejores caminos, en el actual contexto nacional. Estas son solo algunas voces de las muchas que pueden encontrarse en Cuba, que acompañan y construyen ideas y propuestas para nuestro país.

En esta entrega, compartimos los criterios del escritor y profesor universitario Guillermo Rodríguez Rivera, quien lo ha hecho llegar en formato de una carta.

Estimados Lenier y Roberto:

Los conozco desde los días de Espacio Laical, a través de Jorge Domingo Cuadriello, quien fuera mi alumno en la Universidad de la Habana. Sé que esa línea de adecuado acercamiento a los problemas de Cuba nació en la Iglesia cubana de los últimos tiempos, desde la perspectiva del recordado padre Carlos Manuel de Céspedes García-Menocal. Ahora, dos compañeros a los que quiero y respeto (Silvio Rodríguez y Aurelio Alonso), me sugieren atender a vuestro cuestionario. Voy a hacerlo en un mínimo análisis abordando, sin la sujeción del orden de las preguntas, los temas en los que me siento capaz de opinar.

El presidente Raúl Castro ha insistido en la necesidad de escuchar todas las opiniones sobre nuestros problemas, incluso aquellas que no compartimos y que del debate que allí surja, se modificaran o reafirmarán las nuestras, que deben tener como objetivo la afirmación de nuestra soberanía y la consecución de un socialismo próspero y sustentable.

Considero que los temas que más se debaten son los que inciden en la difícil vida cotidiana de nuestro pueblo. Todos nuestros funcionarios no han sido capaces de lograr el cambio de mentalidad que la dirección del país demanda; pero el gobierno central puede, aun así, atender a las demandas populares. El reciente control de los abusivos precios de los productos agrícolas, me parece una muestra de ello.

Una artritis muy severa en ambas rodillas me impide, desde hace meses, salir a la calle, pues vivo en un segundo piso, y me sería muy difícil subir las escaleras al regreso. Estoy tratando de vender mi apartamento del Vedado para comprar uno en bajos. Digo esto porque este “insilio” me ha apartado, a mi pesar, de los no muy numerosos foros de debates que tenemos.

El principal debate deberá ser la Asamblea Nacional del Poder Popular, que no sesiona en público, y que tiene el anti-democrático defecto de que postula un número igual  de  candidatos que los diputados que se deben elegir. Solo un mayor número de candidatos nos permitirá a los electores seleccionar a los diputados. En las condiciones actuales, la Comisión de Candidatura resulta la que en verdad los elige. Del mismo modo, estimo que además de la intachable biografía del candidato, los electores queremos saber qué se propone hacer una vez electo: cuál es su proyecto legislativo.

Creo que es una exageración, de acuerdo a nuestra población, que la Asamblea la integren más de 600 diputados. Deben ser muchos menos y dedicarse regularmente a su decisivo trabajo, que debe ser remunerado. Ahora que se ha decidido que nuestro poder legislativo regrese al céntrico Capitolio, creo que sus sesiones deberían y podría, con facilidad, ser públicas.

No soy político de ninguna índole y no sé en qué medida las autoridades del país aprovechan esos debates, porque es difícil, incluso, saber si los conocen. En todo caso, deben tratar de conocerlos, porque valorando ese ámbito polémico es como mejor pueden decidir. Como veis, hay puntos en el cuestionario que resulta muy difícil responder a un ciudadano común y corriente. Espero que lo entiendan así. De todos modos, gracias por preguntarme.

Sobre los autores
Cuba Posible 188 Artículos escritos
Cuba Posible es un “Laboratorio de Ideas” que gestiona una relación dinámica entre personas e instituciones, cubanas y extranjeras, con experiencias y cosmovisiones diversas; en algunos casos muy identificadas con las aspiraciones martianas. Si...
Guillermo Rodríguez Rivera 1 Artículo escrito
0 COMENTARIO

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

EditorialMedios en Cuba