La Cuba política de mis sueños

Foto: Purezayemocion.com

Resulta muy difícil imaginarse a una Cuba sin bloqueo, son tantos los años, que este escrito es más bien un ejercicio de construcción de una Cuba utópica, que no está en ningún lado y, quizás, nunca lo estará.

En esta referencia a una Cuba sin bloqueo, he considerado también que las relaciones con Estados Unidos van en un camino hacia la “normalización”, pues el gobierno de Estados Unidos ha abandonado las políticas de cambio de régimen en Cuba, se han resuelto o están en camino de resolverse por la vía del diálogo las cuestiones relacionadas con los daños ocasionados por las agresiones de los Estados Unidos hacia Cuba, las indemnizaciones por las nacionalizaciones, la devolución de la Base Naval de Guantánamo, entre otros aspectos que impiden la “normalización”.

Estos presupuestos me permiten soñar con la construcción de una Cuba en la que no sea necesaria la aplicación de la frase de San Ignacio referida a que en una fortaleza sitiada cualquier disidencia es traición.

En este escrito solo haré referencias al modelo político jurídico de mi sueño para Cuba, específicamente en los aspectos relacionados con la descentralización, las opciones de gobierno, la transparencia, el control de los políticos, la burocracia y los derechos humanos, dejando a un lado otros aspectos sociales y económicos.

En Cuba el Estado sería muy descentralizado, esto significa que los municipios tendrían muchas más atribuciones, facultades, mucho más poder que el Estado a nivel nacional, elemento esencial para la construcción de la democracia como forma de vida, ya que, o la democracia está en la base, en el municipio, o no está en ningún lugar. Todo lo demás es rejuego terminológico para poderse calificar como democrático. Las funciones del Estado a nivel nacional estarían constitucionalmente limitadas a aspectos muy específicos, siendo uno de estos y quizás el más importante, el de resolver las contradicciones entre los poderes municipales. Mi sueño es que en mi municipio, el presidente del gobierno municipal, alcalde, concejal o como quiera que le llaméis, sea mucho más importante que el Presidente de la República (si para entonces tenemos uno).

En esa Cuba municipalizada que sueño, habría muchas opciones de gobierno, entendido este como aparato ejecutivo-administrativo, es decir, los ciudadanos tendríamos la posibilidad de elegir entre muchas propuestas, cuál consideramos es la que más responde a nuestras necesidades. Hasta ahora no he dicho que esta Cuba municipalizada que sueño, para que pueda serlo, tiene que ser socialista. Dentro del socialismo tienen que haber muchas posiciones diferentes, este debe potenciar la diversidad y las contradicciones, por tanto debe haber muchas propuestas diferentes de cómo ejercer el gobierno. En estas diferentes opciones o propuestas, ninguna puede ser discriminada por su orientación política-ideológica, todas tendrían las mismas posibilidades[1]. Esto significaría que el rol del Partido Comunista de Cuba, tendría que ser diferente, ya sea aceptando diversas tendencias a su interior o siendo un partido político más en un escenario pluripartidista, o un partido con mayor reconocimiento constitucional que los otros, pero que permita la existencia de otros partidos. No creo acertado reproducir en Cuba los modelos representativos liberales de América Latina, pero sí creo que, en un escenario post bloqueo, las opciones de organizarse políticamente y la práctica política en general deben garantizar la posibilidad de los ciudadanos de organizarse y expresarse libremente de acuerdo a la Constitución y las leyes que ellos mismos se hayan dado.

En este modelo utópico, todo sería público y cuando digo público hago referencia a que todas las decisiones que afecten a los ciudadanos en cualquier sentido, tienen que conocerse por estos desde el momento mismo en que dejan de ser una idea y se convierten en un propuesta; la transparencia sería total, todas las sesiones de todos los órganos de gobierno estarían abiertas a la prensa y al público, se transmitirían en vivo, estarían en Internet, unido a toda la información que soporta el proceso de toma de decisiones, tales como los presupuestos, los estudios que se realicen, y por supuesto, la forma en que una vez se toma la decisión esta es implementada. Esto es en sí mismo un proceso de rendición de cuentas constante de los que están en el Gobierno.

Para poder soportar esa presión tan fuerte de todo el pueblo, encima de sus dirigentes, escrutándolos todo el tiempo, exigiéndoles todo el tiempo, como verdadero soberano, el profesional de la política va a ejercer esta como una pesada carga, incapaz de obtener ningún beneficio personal, solo obtendría el reconocimiento o el escarnio popular por su trabajo. Como regla, el político de estos nuevos tiempos debe ser joven, culto, tolerante, honesto y estar dispuesto a soportar, como máximo por 5 años, la enorme carga que significa tener a todo un pueblo mandándolo.

Como todo Estado, este va a necesitar de la burocracia, pero sería una burocracia mínima, muy bien pagada, ya que lo que tendrá preponderancia será la autorregulación de los sujetos sociales, con necesidades mínimas de intervención administrativa, un alto nivel de informatización, eliminación de permisos innecesarios y una alta eficiencia de la Administración, para que ya nunca más el funcionario sea ese que se interpone entre usted y su felicidad, como decía un gran profesor de Derecho, sino que lo ayude a alcanzar la felicidad, sobre todo porque casi no va a necesitar de él.

En el plano de los derechos humanos contaremos con una carta de derechos muy amplia, basada en los principios de: Igualdad (no existen categorías especiales de derechos, esto significa que todos los derechos gozan de igual nivel de protección y realización), Progresividad (todo nuevo derecho reconocido a nivel internacional o por decisiones nacionales en otros Estados, o por decisiones judiciales o administrativas nacionales, se considera como un nuevo derecho con las mismas garantías que los derechos listados, sin que sea necesaria ninguna formalidad legal para la exigencia de estos nuevos derechos), Universalidad, Indivisibilidad, Interdependencia, Inherencia, Imprescriptibilidad y un principio esencial en la búsqueda de la libertad: Todo lo que no está prohibido expresamente por ley está permitido.

Por último, dentro de este socialismo democrático, uno de los aspectos más importantes será cómo el dueño de los medios fundamentales de producción administra estos y no solo la administración de los medios de producción, sino también la administración de otros bienes y servicios públicos, tales como la salud, la educación, que bajo ninguna circunstancia podrán ser privatizados. La administración de los medios fundamentales de producción debe seguir la regla de que como el dueño es el pueblo, a este deben rendirle cuenta los que estén a su cargo directamente. La idea central es que en este modelo, la propiedad social sobre los medios de producción sea hegemónica frente a otras formas de propiedad, y recalco que hablo de propiedad social no estatal, ya que la estatalización no lleva aparejado la socialización. En este modelo estarían proscritos los monopolios, sean del tipo que sean.

Mi sueño final es que los cubanos podamos contar con una renta básica universal, para no depender del trabajo alienador para poder sobrevivir; el trabajo sería una forma más de expresarnos como seres sociales y de aumentar nuestros ingresos, pero sin ser esclavos de él.

NOTAS:

[1] Para que no haya confusión en este tema, si considero que deben ser excluidas todas aquellas posiciones políticas ideológicas que se basan en la intolerancia, con mensajes racistas, xenófobos o con la intención de eliminar a un grupo social sobre otro, estos principios, gozan de una aceptación casi universal en el mundo occidental. Todo esto sería de acuerdo a la Constitución y la ley, ambas aprobadas por referendo popular y elaboradas por vías democráticas (el pueblo haciendo directamente la ley)

Sobre los autores
Michel Fernández Pérez 20 Artículos escritos
(La Habana, 1977). Licenciado en Derecho, master en Relaciones Internacionales, asesor Jurídico y profesor asistente (adjunto). Autor de numerosos artículos sobre temas de derecho.
Cuba Posible 188 Artículos escritos
Cuba Posible es un “Laboratorio de Ideas” que gestiona una relación dinámica entre personas e instituciones, cubanas y extranjeras, con experiencias y cosmovisiones diversas; en algunos casos muy identificadas con las aspiraciones martianas. Si...
0 COMENTARIO

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

EditorialMedios en Cuba