La expansión del sector no estatal: ¿un factor para mitigar el flujo migratorio?


Los problemas económicos que motivan la migración cubana tienen larga data. Se han venido acumulando progresivamente desde la crisis económica de los años noventa, sin que el gobierno haya logrado encontrarles una solución bajo el actual modelo económico. El salario real promedio del sector estatal representa el 35 por ciento del nivel de los años ochenta, y algo parecido sucede con las jubilaciones y pensiones. El desabastecimiento de los mercados de consumo, la precaria situación del transporte y la vivienda, el limitado acceso a las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones, son factores que agobian y desaniman a los cubanos.

Ninguno de estos problemas tiene una solución inmediata, pero en los últimos años ha comenzado un proceso de reformas estructurales que podría constituir un factor para mitigar el flujo migratorio en la medida que más familias puedan apreciar un beneficio directo como resultado de los cambios. Hasta el momento, la transformación estructural que en mayor grado ha logrado este objetivo ha sido la apertura al trabajo por cuenta propia, la microempresa, las cooperativas, y la entrega de tierras en la forma de usufructo. Sin embargo, hay varias regulaciones que le ponen un techo innecesario y contraproducente.

Vale mencionar que en el año 2015, por primera vez desde 2010, disminuyó el número de licencias para el ejercicio del trabajo por cuenta propia; es decir, los nuevos negocios no compensan los negocios cerrados. Ello, a pesar de que en 2015 el sector ha recibido un gran impulso, dada la demanda que genera el espectacular crecimiento del turismo. Sin embargo, la expansión de esta demanda no ha sido suficiente para compensar las restricciones por el lado de la oferta.

Se debe recordar que el crecimiento del sector privado y cooperativo es también indispensable para la reforma de la empresa estatal. Para que se produzca el anhelado aumento de la productividad y de los salarios públicos, se requiere reducir el empleo en la empresa estatal. La única manera que tiene el gobierno para alcanzar estos objetivos, sin que se dispare la tasa de desempleo y la inflación, es mediante la expansión del sector no estatal.

Hay varias propuestas que hoy en día podrían aplicarse para darle un nuevo giro al sector no estatal, aprovechando también el nuevo escenario internacional que se abre tras el restablecimiento de relaciones con Estados Unidos: 1. Desarrollar un mercado de insumos para las empresas privadas, las cooperativas y los campesinos. 2. Promover la venta de bienes de capital para impulsar las inversiones privadas. 3. Ampliar las opciones de microcréditos y servicios financieros al sector no estatal. 4. Cambiar la lista de actividades permitidas para el trabajo por cuenta propia por una lista reducida de actividades no permitidas y ensanchar así las potencialidades. 5. Permitir que los profesionales puedan formar empresas de mayor valor agregado y sumarse al sector no estatal. 6. Integrar al trabajo por cuenta propia y a la microempresas, la posibilidad de un sector no estatal que contenga empresas pequeñas y medianas con capacidad de recibir inversiones extranjeras, vincularse al comercio exterior y formar alianzas con el sector estatal. 7. Ofrecer servicios de Internet y correo electrónico a las empresas privadas y cooperativas con licencias para ejercer legalmente su actividad, con precios para estos servicios que se acerquen a los promedios de la región.

Dado que la crisis migratoria atañe también a Estados Unidos, la administración de Obama debería pasar a negociar con el gobierno cubano las vías concretas por las cuales podrían ponerse en marcha las medidas ya anunciadas por la Casa Blanca para apoyar al sector privado y cooperativo cubano. Insumos, bienes de capital, proyectos de microfinanzas y servicios de telecomunicaciones, se encuentran entre las cuestiones que Estados Unidos ha mostrado disposición a promover, pero que todavía no han encontrado un camino para su llegada a la Isla. Del mismo modo, otros países de la región involucrados en el flujo migratorio podrían sumarse a estos esfuerzos en caso de que lo consideren oportuno.

(Foto: On Cuba Magazine)

Sobre los autores
Pavel Vidal Alejandro 13 Artículos escritos
Profesor Asociado del Departamento de Economía de la Pontificia Universidad Javeriana Cali. Doctor en Ciencias Económicas de la Universidad de La Habana. Ha sido investigador invitado en la Universidad de Columbia, Universidad de Harvard, Universid...
0 COMENTARIO

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

EditorialMedios en Cuba