La formación de profesionales en Cuba: una perspectiva desde el mundo del trabajo

Introducción

El nuevo valor del conocimiento en un mundo globalizado le confiere hoy a la Educación Superior una significativa importancia como generadora y difusora del mismo. De este modo se estrecha el vínculo entre educación, conocimiento, progreso científico-técnico y desarrollo social como una realidad fehaciente que ha sido objeto de no pocas polémicas en lo referido al desarrollo de la Universidad Contemporánea.

La formación de profesionales(3) como una de las tareas básicas de la Educación Superior, se encuentra en el centro de esta problemática. La misma está sometida a permanentes tensiones que le impulsan a avanzar hacia nuevos paradigmas y metas que involucran la necesidad y el afán de alcanzar cada vez más altos y pertinentes niveles.

Por ello, la sistemática identificación de elementos que caracterizan todas las fortalezas y debilidades del quehacer académico interno y a la propia evolución del contexto social y económico, en el que impacta el desempeño profesional de los graduados, en estrecha vinculación a la utilización que de ellos se hace en el mundo del trabajo,(4) no puede separarse de la necesidad de la búsqueda constante y objetiva de cambios dirigidos al incremento de la calidad de esta formación y al logro de la excelencia académica, acorde a los requerimientos de un entorno dinámico.

Es por ello que resulta de particular importancia la realización de estudios sistemáticos acerca de la formación de los profesionales; sin ignorar el hecho de que este constituye un campo de estudio, que por su complejidad, puede enfocarse desde varias perspectivas. Una de ellas, de singular relevancia, es el impacto de la formación de los jóvenes graduados en su actuación profesional, a través de estudios que tratan de dar una visión de dicho proceso.

Desde mediados de la década de los 80 se asume la tarea de sistematizar el análisis del desarrollo laboral de los jóvenes profesionales en Cuba, con el fin de identificar los principales avances, problemas y direcciones de desarrollo que pueden contribuir a elevar la incidencia de este sector, en la satisfacción de las exigencias que nuestro desarrollo demanda.

Algunos antecedentes y aspectos básicos para la concepción de estos estudios.

El problema relativo a la efectividad y calidad de la formación de profesionales en la Educación Superior, constituye un campo de estudio que por su complejidad, puede enfocarse desde varias perspectivas. Una de ellas es el estudio que trata de dar una visión de la calidad de dicho proceso a partir del impacto de los jóvenes egresados en su actuación profesional.

En este empeño se ha empleado desde el estímulo de participación de los graduados en actividades de las IES, el intercambio sistemático por parte de las universidades con las graduaciones (en centros de graduados), consultas a empleadores y graduados seleccionados, cuestionarios en revistas especializadas para valorar la formación recibida, estudios del llamado mercado laboral, hasta los seguimientos de graduados en su desarrollo laboral y determinadas cohortes en momentos seleccionados.

También en las últimas décadas, particularmente, a partir de los 80, se han realizado diversas investigaciones sobre el desarrollo laboral de los graduados universitarios que pretendían conocer su impacto en el mundo del trabajo, el éxito que los mismos podían tener y los elementos que pudieran servir de retroalimentación para el perfeccionamiento de los procesos de formación.

Dos experiencias importantes en este terreno, y que constituyen estudios de referencia inevitable en este campo por su importancia, trascendencia y calidad, fueron:

1. Los realizados con el impulso y la sistematización de diferentes resultados aportados por el IIPE de la UNESCO (Sanyal, 1990);(5) en los que, a partir de la caracterización de los profesionales en un período, se sitúa un conjunto de aspectos básicos para la comparabilidad y estímulo para su realización en diversas áreas del mundo.

2. El estudio alemán (Dietrich. 1988)(6) realizado en los países europeos del otrora Campo Socialista. Destacado por la alta complejidad y desarrollo de los aspectos metodológicos en su implementación como cuestionarios, formas de análisis, establecimientos de paneles y seguimiento de cohortes.

Tales referentes constituyen la base de la propuesta metodológica para realizar estos estudios en Cuba, de ahí que los principios básicos que sustentan la proyección metodológica sean:

1. El énfasis en la perspectiva externa de la calidad universitaria.

2. El desarrollo laboral de los graduados como campo para el análisis de la perspectiva externa de la calidad de la formación.

El proceso de formación de los profesionales como parte de procesos sociales más generales de reproducción.

La concepción y el desarrollo integral del proceso de Reproducción de Profesionales (RP), que incluye la formación, la iniciación y el desarrollo laboral de los profesionales.

5. La responsabilidad compartida de los actores sociales vinculados a las diferentes etapas de dicho proceso.

6. Las competencias como componente central.

7. El papel del desarrollo histórico y el contexto específico, para el análisis de la evolución de los aspectos seleccionados en el ámbito social, institucional e individual.

A partir de los principios básicos mencionados anteriormente, las particularidades de la Educación Superior cubana y las experiencias acumuladas, se pueden definir un grupo de características básicas, ya en un terreno más específico, para su aplicación en los estudios de campo.

– El punto focal de los mismos es la correspondencia de la formación recibida con las condiciones de utilización predominantes en el mundo laboral, como expresión del proceso de RP.

– Aunque en este tipo de estudios se privilegien los aspectos propios de la formación, se tienen también en cuenta los procesos de iniciación, adaptación y desempeño profesional.

– Entre los aspectos a considerar se encuentran, entre otros: la situación y contexto laboral de los graduados, la adaptación, empleo, estatus y movilidad laboral, tipo de la actividad que desarrollan los graduados; características del medio laboral del graduado, dificultades fundamentales sobre todo en referencia con el aprovechamiento de la capacidad profesional, satisfacción con el trabajo; correspondencia de la preparación con las exigencias de su actividad laboral real, con el contenido de la carrera y su nivel, y la influencia que ha ejercido en el desarrollo de su actividad laboral y características y dificultades más relevantes del proceso de formación (actividades docentes, prácticas laborales, extracurriculares, postgraduadas, labor del claustro, etc.).

– El uso de diversas fuentes y técnicas, que posibiliten considerar las diferentes ópticas en este proceso (análisis de las tendencias de desarrollo de los sectores seleccionados, documental, entrevistas a dirigentes y expertos, encuestas a egresados y jefes inmediatos de los mismos, estudios de casos de profesionales de diferentes carreras, territorios o sectores específicos, etc.); también es preciso que predomine un análisis tendencial de la evolución histórica de las diferentes generaciones de graduados; así como que se garantice la comparación de la diversidad de fuentes consultadas y de los grupos o sectores seleccionados.

– Uso reiterado y periódico de los procedimientos, posibilitando su perfeccionamiento, y adecuación a cada etapa.

– La metodología propuesta y los resultados a escala nacional sirven de marco de referencia a los análisis comparativos por carreras, grupos de ellas, sectores específicos o localidades.

– Plena participación desde sus etapas más iniciales, tanto de los protagonistas de los procesos de formación como de sus áreas directivas.

Sobre esta base se han realizado siete estudios que siguen las últimas 30 graduaciones en los períodos del: 1980, 1981-1985, 1986-1990, 1991-1995, 1996-2000, 2002-2005, 2006-2012. El estudio de estas últimas graduaciones concluyó en el 2013-2014, y como los anteriores, centró su interés en los graduados empleados en los organismos, empresas y entidades más representativos y de mayores perspectivas para el desarrollo del país, con no menos de un año de trabajo y un máximo de entre cinco o seis. Además, puede destacarse que en cada período se realizaron:

– Consultas a documentos y estudios sobre las características y tendencias de la formación y el mundo del trabajo, internacionalmente y en Cuba.

– Entrevistas a las Direcciones Centrales de 25 Organismos y Organizaciones de la Administración Central del Estado.

– Entrevistas a directivos y profesionales de experiencia en aproximadamente 200 empresas seleccionadas por las Universidades de cada territorio.

– Cuestionarios a graduados y sus jefes inmediatos, que representaron algo más del 5 por ciento de los graduados de cada período (empleados en las empresas y entidades antes referidas, de 3,500 a casi 5,000 cuestionarios), con una adecuada distribución proporcional por Centro, año de graduación, grupos de carreras y sectores de empleo.

Consideraciones fundamentales derivadas de estos estudios.

El proceso de Reproducción de Profesionales en Cuba, y más específicamente el de los profesionales de nivel superior, ha tenido una evolución que va desde una alta independencia y desvinculación de sus componentes, hasta el predominio de la lógica de su significación para los verdaderos intereses nacionales a partir del triunfo revolucionario de 1959. Esto ha sido posible por la proyección social de nuestro sistema de dirección socioeconómica, el que ha creado las bases propicias no solo para el desarrollo de sus elementos integradores (formación, iniciación y desarrollo laboral) sino para la búsqueda adecuada de sus interrelaciones.

Esta orientación ha favorecido que en los últimos 40 años se hayan alcanzado logros significativos que abarcan tanto cambios de orientación en los procesos de formación, con una marcada vocación hacia la correspondencia con la satisfacción de las demandas de nuestro desarrollo económico y social, como la creación de los procesos de distribución de los graduados y la más adecuada iniciación y utilización en su desempeño laboral.

Todo ello se ha dado en un contexto histórico, caracterizado por un vertiginoso crecimiento en la preparación de profesionales, y el afán de lograr niveles cada vez más importantes de desarrollo económico-social, a partir de un medio en el cual las premisas que condicionan la interrelación de los elementos propios de la RFTC, son con frecuencia elementos nuevos o con pocos antecedentes dentro de nuestra esfera laboral con un nivel relativo, por tanto, de juventud e inmadurez, que ha necesitado y necesita de perfeccionamiento y efectiva interconexión.

Este proceso puede ser estudiado desde diversas perspectivas, pero el análisis de las diferentes experiencias llevadas a cabo, los antecedentes y los resultados obtenidos, llevan a reconocer la legitimidad de los principios y aspectos básicos de la concepción y diseño de los procedimientos empleados. Entre los cuales pueden destacarse:

– Estudiar la formación de los profesionales en el desarrollo laboral de los jóvenes graduados, como expresión del proceso de Reproducción de Profesionales, a partir de la correspondencia de la formación recibida con las condiciones predominantes de utilización.

– Propiciar el uso de diversas fuentes y técnicas que favorezcan tanto la participación de los protagonistas de estos procesos, como el predominio del análisis tendencial en la evolución de los aspectos seleccionados, en el ámbito social, institucional e individual de las diferentes generaciones de graduados.

La creación de este marco metodológico básico facilitó no solo la consolidación de una perspectiva de análisis propia, sino la posibilidad de comparación y seguimiento de la evaluación de los principales aspectos a considerar a partir de los resultados de etapas anteriores.

Por todo ello, los elementos metodológicos empleados han constituido tanto el sustento adecuado para la realización y sistematización de este tipo de estudio a escala nacional, como el marco general propicio para el desarrollo de análisis más específicos que estimulen la profundización, considerando graduados de diferentes carreras, grupos de ellas, sectores de empleo o territorios; brindando así el apoyo básico requerido para la ampliación y generalización de este tipo de estudios por las experiencias metodológicas y por los resultados obtenidos, que se convierten en un marco tendencial de referencia.

También en relación con los resultados específicos alcanzados en el estudio de los graduados, deben destacarse las siguientes consideraciones generales referidas a las distintas fases de la reproducción de los profesionales:

– Los resultados refuerzan la constatación del hecho de que aunque en la formación de profesionales se han presentado diferentes logros y dificultades, algunas propias de cada período y otras que se mantienen, se ha logrado una sistematización en el mejoramiento paulatino de la preparación de los graduados.

– En la iniciación laboral, aunque puede considerarse como un éxito el logro de altos niveles de empleo de los graduados de nivel superior, constituye un problema importante la relativa movilidad por motivos personales y económicos.

– También se constató un notable incremento en la implementación y uso, en la esfera de la producción y los servicios, de una etapa de adaptación, sin embargo se mantienen algunas dificultades en su realización.

– En el desarrollo laboral, a pesar de la persistencia de diversos problemas que se reflejan en el adecuado aprovechamiento del trabajo profesional y las limitaciones propias de la etapa estudiada; se observan cambios que abren nuevas posibilidades y comienzan a influir más favorablemente en la dinámica del trabajo profesional de los jóvenes graduados.

En síntesis, se observaron cambios sistemáticos en el mejoramiento en relación con la formación recibida por los egresados. Sin embargo, se evidencia una cierta tendencia creciente en el desarrollo y el nivel de exigencia de las condiciones de adaptación y utilización.

Todo ello implica una vocación hacia mayores niveles de exigencia en la ejecución del trabajo de los graduados, constituyéndose en un importante reto y estímulo para el desarrollo de la formación de profesionales en el futuro inmediato, dado además por el aumento del peso relativo de los problemas de la preparación en la efectividad del desenvolvimiento laboral de los jóvenes profesionales.

Las consideraciones expresadas motivaron las siguientes reflexiones y proposiciones como resultados de los estudios:

– Las instancias formadoras deben incrementar su participación en el análisis y control sistemático del estado de utilización de sus graduados, y en especial, del período de adaptación, como contribución a la efectividad de su tarea principal y a la necesaria retroalimentación y proyección, considerando los resultados obtenidos como un elemento importante en los análisis periódicos de perfeccionamiento, para lo cual debe estimularse el desarrollo de investigaciones en este campo sobre la base de los principios y aspectos metodológicos básicos propuestos.

Esto requiere de un uso extensivo, reiterado y periódico de los procedimientos que resulten necesarios, garantizando la instrumentación sistemática que posibilite, a su vez, la adecuación del procedimiento y sus instrumentos, a los intereses y características de cada etapa.

Del mismo modo, próximos estudios deberán profundizar en las tendencias de desarrollo y las políticas sociales e institucionales de los sectores involucrados, a fin de favorecer la referencia de un análisis más integral de su evolución y retos para su desarrollo futuro.

No obstante, de forma particular se consideró oportuno destacar algunas recomendaciones generales, tanto para las distintas instancias de la formación, como para los sectores que se ocupan de la iniciación y el desarrollo laboral de los profesionales.

– Resulta necesario consolidar un paradigma educativo productivo, creativo e innovador; que privilegie, entre otros aspectos, el vínculo con los nuevos enfoques y desarrollo de la producción y de los servicios, y la preparación profesional de los docentes. Se requiere, por tanto, un profundo análisis de las concepciones y condiciones en las que se ejecuta el proceso docente-educativo, para que se logre un cambio efectivo.

Incrementar y modernizar la base material para el desarrollo del proceso docente educativo, en donde, además del desarrollo de nuevas inversiones imprescindibles, se destaque el aprovechamiento de relaciones de colaboración más estrechas con la investigación y la actividad posgraduada, tanto nacional como internacional, y el rescate, fortalecimiento y formalización de los vínculos e intercambios con el sector empresarial.

Los resultados relacionados han sido también difundidos considerablemente en los organismos y empresas vinculados al estudio, lo que ha propiciado desde la discusión y el análisis pormenorizado, hasta la realización de estudios más específicos. En este terreno, en el que la Educación Superior tiene un alcance más limitado, resulta conveniente insistir en la consideración de:

– El análisis y adecuación de los mecanismos actuales de iniciación laboral a las nuevas circunstancias, con el objetivo de garantizar su vigencia y desempeño en la estabilidad y correspondencia de la ubicación de los graduados en los lugares más importantes para el desarrollo del país, para lo que debe profundizarse en su estudio en etapas posteriores.

– Prestar especial atención en la etapa de iniciación o adaptación laboral de los jóvenes profesionales a:

. La generalización del adiestramiento laboral a la totalidad de los egresados a partir de los favorables resultados obtenidos.

. La realización y características de las últimas fases del adiestramiento, con un mayor vínculo con la actividad específica futura del graduado, propiciando un papel más activo del mismo.

– En relación con las condiciones de utilización debe velarse, especialmente, por los Organismos y entidades laborales, por ofrecer al graduado universitario mayor nivel de participación y autoridad, no solo en los planes perspectivos de desarrollo, innovación y cambio, y en las decisiones que se toman en general; sino en la propia estructuración y realización de las tareas de su plan de trabajo, con una imprescindible flexibilidad que propicie una mayor importancia a la generación de iniciativas y creatividad para buscar un nivel de identificación y solución a los problemas.

Notas:

1- Socióloga y Máster en Ciencias de la Educación Superior.

2- Sociólogo y Doctor en Ciencias de la Educación Superior.

3- Se asume en nuestro medio este concepto en su sentido más tradicional, como graduados de los cursos de pregrado.

4- Utilizamos este concepto, preconizado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y muy empleado en la actualidad por el carácter abarcador que propone, al considerar los diferentes elementos técnicos, económicos, organizacionales y humanos que constituyen los reales procesos de trabajo; en oposición al tradicional concepto de mercado de trabajo que posee un importante sesgo economicista.

5- Sanyal, B. “Education and Employement and industrial comparative study” IIPE, UNESCO, 1990.

6- Dietrich, E. “El desarrollo laboral de los jóvenes profesionales en la RDA: Un estudio longitudinal. (En alemán) Informe de Investigación.

Bibliografía:

. Dietrich, E.: “El desarrollo laboral de los jóvenes profesionales en la RDA: Un estudio longitudinal. (En alemán) Informe de Investigación, 1988.

. García, J.V.: Métodos de análisis de la inserción laboral de los universitarios. http://www.evori.net/insercionlaboral/Libro_Insercion_ Laboral .pdf. 2004.

. Iñigo Bajos, E.: “La formación de profesionales: una perspectiva desde el mundo del trabajo”. Tesis en Opción al grado científico de Doctor en Ciencias de la Educación. Universidad de La Habana, Cuba, 2000.

. Iñigo Bajos, E. y R. L. Rodríguez Cunill: Las tendencias, transformaciones y reformas de los Sistemas de Educación Superior en el mundo. Análisis del período 2001-2003. CEPES-Universidad de La Habana, 2004.

. Pérez, C. (2004): La universidad en el nuevo paradigma: formar para la vida en la sociedad del conocimiento. http//www.carlotaperez.org

. Sanyal, B: “Education and Employement and industrial comparative study” IIPE, UNESCO, 1990.

. Vega Mederos, J.F.:”La evaluación del desarrollo profesional de los jóvenes egresados cubanos ante los nuevos retos del mundo de trabajo”. Tesis en Opción al grado científico de Doctor en Ciencias de la Educación. Universidad de La Habana, Cuba, 2005.

. UNESCO: Declaración mundial sobre la Educación Superior en el Siglo XXI: Visión y Acción y Marco de acción prioritaria para el cambio y el desarrollo de la Educación Superior. http://www.unesco.org/education/ educprog/wche/declaration_ spa.htm 2012.

. Iñigo Bajos, E. Informes al Consejo de Dirección del MES sobre el estudio del desarrollo laboral de los Jóvenes Profesionales editados y distribuidos por los Centros de Educación Superior adscriptos al Mes y organismos involucrados en el estudio (1987, 1992, 1998, 2000, 2007, 2013).

Sobre los autores
Yeny Delgado 1 Artículo escrito
Socióloga y Máster en Ciencias de la Educación Superior.
Enrique Roberto Iñigo 1 Artículo escrito
Sociólogo y Doctor en Ciencias de la Educación Superior.
0 COMENTARIO

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

EditorialMedios en Cuba