Los destinos de Lula

Lula na Abertura Congresso Contag • 13/03/2017 • Brasília

En una entrevista reciente[1], la ex-presidenta Dilma Rousseff afirmó que el golpe que la sacó de la presidencia aún no había concluido y que temía la impronta aún más radicalizada y represiva de una segunda fase golpista. Entre otros aspectos, ésta nueva fase del golpe buscaría quitar a Lula de la carrera electoral hacia las presidenciales de 2018 y, de concretarse esta posibilidad, destaca Rousseff, la democracia brasileña estaría ya herida de muerte.

 

I

Según la última encuesta de intención de voto realizada en Brasil, Lula lidera en todos los escenarios, tanto en primera como en segunda vuelta –creciendo en apoyos respecto de la encuesta realizada en diciembre por Datafolha[2], que sólo lo daba ganador en todas las opciones de primera vuelt. La más reciente, de mediados de febrero, aplicó dos técnicas: en la primera, que se le pedía al entrevistado que mencionara espontáneamente un candidato al cual votar en 2018, Lula obtuvo el primer puesto (16,6 por ciento) seguido del ultraderechista Jair Bolsonaro (PSC, 6,5 por ciento) y luego por Aecio Neves (PSDB, 2,2 por ciento), Marina Silva (REDE, 1,8 por ciento), Michel Temer (PMDB, 1,1 por ciento), Dilma Rousseff (PT, 0,9 por ciento), Geraldo Alckmin (PSDB, 0,7 por ciento) y Ciro Gomes (PDT, 0,4 por ciento)[3]. Aquí también el número de indecisos fue muy elevado (57,1 por ciento), y los votos blancos y nulos sumaron el 10,7 por ciento.

En la segunda, se les ofrecieron nombres de candidatos para el primer turno y el segundo. Lula lidera los tres escenarios del primer turno: (a) con el 30,5 por ciento frente al 11,8 por ciento de Marina Silva, el 11,3 por ciento de Bolsonaro y el 10,1 por ciento de Aecio Neves como candidato del PSDB; (b) con el 31,8 por ciento seguido de Marina Silva (12,1 por ciento), Jair Bolsonaro (11,7 por ciento), Geraldo Alckmin como candidato del PSDB (9,1 por ciento) y Ciro Gomes (5,3 por ciento); (c)  Sin Alckmin y Gomes en el primer turno, Lula recoge el 32,8 por ciento de la intención de voto, seguido de lejos por Marina Silva (13,9 por ciento), en tanto que el tucano Aecio Neves y Jair Bolsonaro quedan casi empatados con el 12,1 por ciento y el 12 por ciento, respectivamente. En cuanto a los escenarios de segundo turno Lula gana en los 3 en que fue considerado: si fuera contra Aecio Neves, le ganaría con 39,7 por ciento frente a los 27,5 por ciento del tucano; si el oponente fuera Michel Temer, Lula obtendría 42,9 por ciento y el anterior 19 por ciento y, en el caso que la contienda fuese contra Marina Silva, ésta obtendría 27,4 por ciento y Lula el 38,9 por ciento de las intenciones de voto.

II

Dado este panorama, no son infundados los temores de Rousseff: poca efectividad a mediano plazo tendrían el golpe institucional sufrido por ella y el accionar políticamente sesgado de la justicia brasileña si Lula ve allanado su camino para disputar –y con chances de éxito- la presidencia en 2018. Si bien el ex-mandatario cuenta con apoyos históricos y con una reciente ola de nostalgia entre ex-aliados de izquierda y ciudadanos afectados con las políticas sociales y económicas de Temer, cuenta también con un potente cerco mediático-judicial que podría impedirlo de disputar la presidencia.

A lo largo de estos últimos años, Lula ha acumulado 5 imputaciones judiciales, esto es, que los jueces responsables aceptaron como válidas o suficientes las acusaciones del Ministerio Público y decidió llevar a juicio al acusado[4]. Más allá de que todo indique que es un caso de lawfare, lo cierto es que está en manos de la justicia cerrarle a Lula el camino a Planalto. Según la legislación electoral brasileña, Lula podría ejercer su derecho a ser candidato, aun estando imputado o preso, siempre y cuando estas resoluciones se hayan dado en la primera instancia. Si él apelase y la causa pasa a una segunda instancia, y allí obtiene otra sentencia desfavorable, se le aplica la “ley de ficha sucia”, que lo inhabilitaría a ser candidato durante ocho años.

De los cinco procesos judiciales en contra del ex-mandatario, tres están bajo jurisdicción del juez Sergio Moro[5], el superhéroe del “ciudadano de bien” (de derecha), que ha exhibido en reiteradas oportunidades su animadversión por el ex-presidente y dirigente sindical. Hasta agosto del pasado año, de los pedidos de habeas corpus y recursos ordinarios presentados, sólo un 4 por ciento fueron avalados, con lo que la tendencia parece ser adversa para Lula[6].

 

III

La candidatura de Da Silva no ha sido oficializada aun. El ex-presidente se ha mostrado dispuesto a encabezar la fórmula por el PT, y la mayoría de la base partidaria y social afín a la sigla lo demanda[7]. Uno de los interrogantes es si ello acontecerá antes o durante el Sexto Congreso Nacional del PT que está previsto para el 1, 2 y 3 de junio. Una pre-candidatura anticipada tal vez ponga en mayor evidencia los intentos judiciales de inhabilitarlo, puesto que los selectivos tiempos de la justicia brasileña podrían quitar a Lula de la carrera presidencial antes de haberse colocado en la largada.

El otro interrogante es si la dinámica interna del PT, y la estrategia política a seguir se renovarán, como pretenden las bases, o primará el “pragmatismo” de parte de su burocracia que, como se vio en las discusiones previas a la votación de los presidentes del Senado y Diputados[8], aun defienden las negociaciones con partidos y figuras políticas con destacada participación en el golpe institucional. La inhabilitación política de Lula sería el tiro de gracia a la ya moribunda calidad democrática de las instituciones brasileñas. Pero, con o sin Lula, el PT necesita reformarse y retomar una agenda radicalmente democrática al interior y por fuera del partido, que lo posicione como una alternativa de izquierda al oscurantismo reaccionario y elitista que ha tomado el poder en Brasil.

 

* Este texto se reproduce con el permiso de la autora (Fuente original)

Notas:

[1]
http://www.sul21.com.br/jornal/o-golpe-nao-terminou-a-segunda-etapa-pode-ser-muito-mais-radicalizada-e-repressora/

[2]
http://g1.globo.com/politica/noticia/lula-tem-25-marina-15-e-aecio-11-aponta-pesquisa-datafolha-para-2018.ghtml

[3]
http://www.cartacapital.com.br/politica/lula-lidera-eleicoes-de-2018-em-todos-os-cenario-diz-cnt-mda

[4] http://brasil.elpais.com/brasil/2016/12/15/politica/1481837478_502004.html

[5] http://brasil.elpais.com/brasil/2016/12/15/politica/1481837478_502004.html

[6]    https://www.brasil247.com/pt/247/midiatech/281389/Merval-detalha-estratpor cientoC3por cientoA9gia-judicial-para-inviabilizar-Lula.htm

[7]    http://www.redebrasilatual.com.br/politica/2017/01/candidatura-de-lula-depende-de-programa-diz-rui-falcao

[8]    http://oglobo.globo.com/brasil/eunicio-oliveira-eleito-presidente-do-senado-20859066

      http://www.cartacapital.com.br/politica/novo-presidente-da-camara

 

Sobre los autores
Camila Vollenweider 2 Artículos escritos
Camila Vollenweider Magister en Sociología por la Universidad Autónoma de Barcelona y Licenciada en Historia por la Universidad Nacional de Rio Cuarto. Se desempeña como docente en la Universidad Nacional de Rio Negro y es investigadora del CIETES...
0 COMENTARIO

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

EditorialMedios en Cuba