Los miembros del Parlamento deben ser electos por sus bases territoriales de manera directa

Foto: Habana Radio

Cuba Posible ha dialogado con un grupo de intelectuales y activistas sobre cuáles son los 5 aspectos que más deberían ser tenidos en cuenta para conseguir un Parlamento deseado y por qué.

Al esbozar cinco aspectos para tener una Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) como debe ser, creo que debemos tener en cuenta lo siguiente:

-Una variación clave que se impone es que el 51 por ciento de sus componentes que no son electos por sus bases territoriales o circunscripciones, sino designados por sus cargos en el gobierno y sistema de instituciones y organizaciones de masas, sin conexión alguna con sus bases, llegue a su fin. La totalidad de los miembros de la ANPP deben ser electos por sus bases territoriales o circunscripciones reales de manera directa, y no por elección indirecta. Para ello hace falta una profunda transformación del sistema electoral vigente que refleje este cambio, incluyendo la presencia de varios candidatos para cada cargo a nivel de municipio, provincia y nación. Los designados hasta ahora no pueden continuar siendo ser “juez y parte”. Esto ha sido un asunto reclamado en miles de asambleas de rendición de cuenta durante décadas, desde 1977.

-Necesitamos una Asamblea Nacional que funcione -como se define: órgano supremo de la nación- de manera permanente a lo largo del año (con sus períodos de receso normales cada semestre) ante la cual rindan cuentas todos los niveles e instancias de gobierno, el Estado y el Partido. Sus comisiones permanentes -y las temporales que correspondan ser creadas- deberán supervisar la gestión gubernamental de sus áreas correspondientes y ser las gestoras de las principales iniciativas legislativas en coordinación con las instituciones de gobierno, provincias y Estado competentes.

-Se hace imperioso la existencia de una Asamblea Nacional que fiscalice de manera directa y sistemática la gestión y eventuales faltas en que incurran los organismos de gobierno, provincias y del Estado, ventilando las responsabilidades de cada caso.

-Necesitamos una Asamblea Nacional que conozca de antemano, discuta, apruebe o desapruebe las designaciones claves del gobierno y del Estado, y el presupuesto del Estado.

-Sería estratégico tener una Asamblea Nacional que tenga una composición fija y razonable de miembros (de acuerdo a la cantidad de territorios y no de variaciones demográficas proporcionales, que bien puede ser de 10 diputados por provincia (además de un diputado por la Isla de la Juventud). La ANPP deberá contemplar el otorgamiento de derechos electorales a la emigración que conserve su ciudadanía, y de ésta la elección de un número de 10 diputados.

Sobre los autores
Domingo Amuchástegui 26 Artículos escritos
(La Habana, 1940). Licenciado en Historia por la Universidad Pedagógica. Máster en Educación por la Florida International University. Doctor en Relaciones Internacionales por la Universidad de Miami. Fue Jefe de Departamento en el Ministerio de Re...
0 COMENTARIO

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

EditorialMedios en Cuba