Yuris Nórido: “Sin prejuicios ni ataduras estériles, con responsabilidad y espíritu crítico”

Yuris Nórido

Foto: Cubahora

Una voz, no demasiado eufónica que digamos, pero sí lo suficientemente precisa y osada para poner sobre el escenario público los necesarios “contrapunteos” en el periodismo cultural cubano, ha marcado los últimos años de la prensa nacional. Esa voz, envuelta en la cortesía de quien polemiza desde el hondo sentido estético y la galanura, por momentos puede parecer tímida, sin embargo, basta sentirla o leerla en su intensidad para saber qué arrestos calza. No le ajustan las parrafadas insustanciales, lo suyo es más bien encapsular ideas, aspirando siempre a la síntesis que conmueva, al pensamiento transformador. Sugiere, más que impone. Ilumina, más que subraya.

Yuris Nórido Ruiz Cabrera (Morón, Ciego de Ávila, 1978), o simplemente Yuris Nórido, como firma sus prolijas entregas para disímiles medios de comunicación, es, desde hace bastante, uno de los periodistas y fotógrafos respetados y respetables de Cuba. Una ficha sobria de su ejecutoria podría resumir:

Graduado de Comunicación Social en la Universidad de La Habana (2002).  Redactor y reportero del portal CubaSí. Director Informativo y comentarista del Noticiero Cultural de la Televisión Cubana. Integrante de la redacción cultural del semanario Trabajadores. Columnista de la revista Alma Mater. Colaborador habitual, como periodista y fotógrafo, de varias publicaciones, entre ellas: La Jiribilla, Entretelones, OnCuba, BBC Mundo, Tablas, Cuba en el Ballet… Profesor de la Facultad de Arte Danzario de la Universidad de las Artes. Miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) y de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC).

Pero a esa ficha, con todo y su virtud condensadora, habría que agregar que el reportero y artista del lente pertenece a la vanguardia de los que, sin grandilocuencias ni poses, han mantenido una ardua batalla por la belleza en los espacios info-comunicativos del país. Y añadir que su blog Diez por diez (como antes Micro-crónicas), constituye por mucho, dentro de la blogosfera isleña, uno de los sitios más originales y donde se dice más con menos palabras.

“Estoy convencido de que no se puede ser neutral. La absoluta imparcialidad no existe. La objetividad tiene más que ver con la honestidad con que se defiende un criterio que con la aparente falta de opinión. No hay una verdad porque la única verdad es que somos demasiados para defender una sola verdad”, comentó en una de sus columnas.

Y redondeó la certeza con equilibrio: “Creo en los consensos, que implican siempre un debate limpio, e implican también la grandeza de aceptar que nuestra opinión no es la única válida, e incluso, la grandeza de aceptar que nuestra opinión en determinadas circunstancias debería ser sencillamente nuestra opinión, sin más pretensiones”.

Urgidos de encontrar esos armónicos consensos, sin perder el filo de la opinión, en torno a un nuevo modelo/sistema de prensa para la Patria de Martí, acudimos al juicio de este cronista. Sus respuestas, agudas y breves, perfilan fecundos caminos.

1. Una pregunta recorre de punta a punta el libro Revolución, Socialismo, Periodismo… del catedrático cubano Julio García Luis: “¿Es viable una alternativa revolucionaria y socialista al modelo de prensa liberal, que no encaje a su vez en un patrón ideológico decimonónico o en uno de tipo soviético o de prensa de Estado? En otros términos: ¿cuáles pudieran ser las potencialidades del socialismo para generar un mejor periodismo, capaz de cumplir una función más eficaz de legitimación y fortalecimiento del sistema?”. ¿Qué respondería y argumentaría usted, de forma general, a tal interrogante?

Claro que es posible, si se asume sin prejuicios el rol que debería tener el periodismo en cualquier sociedad, independientemente de su cariz. La principal potencialidad estaría en la independencia de ese periodismo de consideraciones puramente mercantiles. Los intereses del mercado, se sabe, no coinciden -necesariamente- con los de la ciudadanía, por más que sea difícil englobar los intereses tan disímiles de esa ciudadanía. Si asumimos el socialismo como el respaldo y la consolidación de las libertades, como emancipación plena del individuo, como respeto a la colectividad y la búsqueda de alternativas solidarias… el periodismo del socialismo debería refrendar todos esos conceptos y trascender intereses de grupos hegemónicos. Claro, una cosa es la idea y otra su concreción…

2. En el caso específicamente cubano, ¿cuáles han sido, a su juicio, las principales barreras y las principales fortalezas del tipo de prensa instaurado desde 1959 de cara a la consecución de tal modelo?

Es que en mi opinión no se puede hablar de un solo modelo de prensa desde 1959, pues el periodismo cubano ha transitado por disímiles etapas (para bien y para mal) desde ese año hasta el momento. De cualquier forma, la principal fortaleza es haberse emancipado de modelos puramente mercantiles y haber asumido (con altibajos) una agenda pública. La principal barrera es el excesivo peso de las mediaciones políticas y el excesivo control estatal y partidista.

3. Si tuviese que señalar hitos significativos (para bien o para mal), en la historia de la prensa cubana en el periodo, ¿en cuáles se detendría?

Están absolutamente ligados al devenir de la nación en estos años. A vuelo de pájaro y sin jerarquizar: la descapitalización de la prensa, la concentración de medios, la fundación de Prensa Latina, la creación del ICRT, la fundación del periódico Granma, el proceso de rectificación de errores, la crisis económica de los 90, el acceso a Internet, la aparición de medios alternativos…

4. ¿Cómo describiría usted los nexos del sistema político y del mediático en el país en esta etapa? ¿Qué tipo de relación ideal o más deseable deberían tener ambos sistemas?

Estrechos, demasiado estrechos en ocasiones, de interdependencias por momentos limitantes… La prensa debería funcionar como instancia de mediación entre la ciudadanía y el entramado político y económico, de defensa de los valores esenciales de la nación y de control, contraparte y acompañamiento puntual (que no significa subordinación) del ejercicio de la autoridad.

5. ¿En qué forma el surgimiento de nuevos medios en/desde/sobre Cuba, en los últimos años, utilizando especialmente las Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación ha abierto el horizonte y debate público sobre la necesidad y pertinencia de este nuevo modelo/sistema de prensa en la Isla?

Es que habría que definir primero ese nuevo modelo/sistema de prensa, una asignatura pendiente. El impacto de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación es contundente, de la misma manera en que ha sido cada vez que ha surgido un nuevo medio.

6. ¿Cree que podría edificarse un socialismo renovado (próspero, sostenible, del siglo XXI o con cualquier otro epíteto cualitativamente superior) en Cuba sin un nuevo modelo de prensa que lo acompañe y viabilice?

Obviamente sería difícil. Aunque yo no creo que el periodismo sea el elemento determinante en la edificación de ese socialismo. Pero está claro que su rol es importante.

7. ¿Qué rol ha desempeñado la UPEC y cuál debería desempeñar en los próximos años esta entidad o cualquier otra agrupación/institución que surgiese para unir/representar a los periodistas y el periodismo cubano, en el proceso de búsqueda de tal modelo/sistema de prensa?

La respuesta está en la pregunta: unir y representar, asumiendo la lógica diversidad.

8. En torno a una posible ley de medios/prensa/derecho ciudadano a la información en Cuba se ha debatido bastante en los últimos años. ¿Considera usted necesario este instrumento regulatorio legal para la concreción de otro modelo/sistema de prensa en la Isla? ¿Por qué?

Toda actividad pública y profesional necesita un entramado legal específico, que vaya más allá de las consideraciones generales de la Constitución. Urge.

9. ¿Qué aspectos deberían centrar esta posible ley en aras de hacerla lo suficientemente efectiva?

Una definición de las competencias, responsabilidades, derechos y deberes de los periodistas y la prensa. Una refrendación de su rol eminentemente público. Concretas regulaciones sobre su relación con el entramado político, gubernamental y las organizaciones no gubernamentales. Concreción de mecanismos públicos de financiamiento del ejercicio de la prensa. Garantías de respeto irrestricto al derecho a informarse e informar. Compromiso del periodismo con la defensa de los valores y la soberanía nacional…

10. ¿Conoce usted de regulaciones similares aprobadas en Latinoamérica o el mundo en las última décadas? De ser así, ¿cómo cree que podrían coadyuvar a la feliz materialización de la ley cubana?

Conozco, de manera general, algunas leyes de comunicación del ámbito latinoamericano. Más allá de consideraciones universales, creo que cada una responde a un contexto específico.

11. ¿Cuáles son, a su entender, los principales retos de la sociedad cubana actual en aras del bienestar (material y espiritual) colectivo y la convivencia armónica de sus ciudadanos?

Imagínate, la pregunta del millón de pesos. Lo primero sería preservar-garantizar-promover un sistema justo y solidario, que no discriminara a ninguno de sus ciudadanos y mantuviera la soberanía nacional. Pero obviamente, eso hay que sustentarlo con una economía eficiente. Complicado.

12. ¿Cómo la prensa debería reflejar/interpretar dichos retos para ayudar a la ciudadanía a superarlos?

Sin prejuicios ni ataduras estériles, con responsabilidad y espíritu crítico. Pero insisto, es fácil decirlo, complicado es concretarlo…

 

En este dossier, aparecen los siguientes textos:

Sobre los autores
Jesús Arencibia Lorenzo 8 Artículos escritos
(Pinar del Río, 1982). Licenciado en Periodismo (2006) y Máster en Ciencias de la Comunicación (2012) por la Universidad de La Habana (UH). Diplomado en Humanismo y Sociedad (Universidad Alberto Hurtado, 2014). Profesor Auxiliar en la Facultad de ...
Yuris Nórido Ruiz Cabrera 1 Artículo escrito
(Morón, Ciego de Ávila, 1978). Graduado de Comunicación Social en la Universidad de La Habana (2002). Redactor y reportero del portal CubaSí. Director Informativo y comentarista del Noticiero Cultural de la Televisión Cubana. Integrante de la r...
0 COMENTARIO

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

EditorialMedios en Cuba