El Parlamento en Cuba: ¡urgencia nacional!

Foto: Agencia Cubana de Noticias
  1. República y derechos: “A quien merme un derecho, córtesele la mano”. Introducción a un dossier
  2. Informe Cuba Posible: “La institucionalidad del gobierno local después de 2018: gobernabilidad y descentralización”.
  3. Una reforma constitucional para el siglo XXI cubano: elementos para el diálogo
  4. Las reformas a la Constitución cubana: Martha Prieto Valdés
  5. Relación cambios/continuidad en materia constitucional: monseñor Carlos Manuel de Céspedes
  6. Pasado, presente y futuro de la reforma constitucional en Cuba (1959-2017): Teodoro Yan Guzmán
  7. Reforma constitucional y “pacto intergeneracional” en Cuba: Jorge I. Domínguez
  8. Reforma constitucional y refundación nacional: Dmitri Prieto Samsónov
  9. Democracia y reforma constitucional en Cuba: Julio César Guanche
  10. Reforma constitucional y derechos civiles y políticos: Rafael Rojas
  11. Republicanismo y reforma constitucional en Cuba: Julio Antonio Fernández Estrada
  12. “El cambio constitucional en Cuba”: lectura crítica a un libro necesario
  13. Una Constitución a la medida del futuro: con nuevos derechos, nuevas instituciones y nuevas utopías
  14. Rafael Rojas: “Debemos estrechar el margen de expectativas y advertir un proceso constituyente acotado, pero que puede avanzar hacia un nuevo marco constitucional más ventajoso para todos los actores”
  15. Elementos a cambiar y a conservar en la Constitución cubana: Roberto Veiga González
  16. ABC sobre la Constitución y su reforma
  17. Reforma constitucional en Cuba: análisis y propuestas
  18. Reforma constitucional y un renovado sueño de país
  19. El proceso de reforma de la Constitución en Cuba
  20. Domingo Amuchástegui: mis tres propuestas para la nueva Constitución de la República de Cuba
  21. Nueva constitución en Cuba: lo que permanece y lo que cambia
  22. Cinco factores que atentan contra el debate del anteproyecto constitucional
  23. El debate de la Constitución según la prensa oficial: radiografía temprana
  24. ¿Cuba homofóbica o de qué matrimonio hablamos?
  25. Por un “catálogo de derechos” que nos “vincule” en la libertad, el bienestar y la justicia
  26. Cuba: la República no está en discusión
  27. Alrededores del artículo 68
  28. Reforma constitucional en Cuba: ante el reto de un nuevo comienzo histórico sin ruptura con la historia
  29. Una posible defensa del diseño del gobierno provincial en el Proyecto de Constitución
  30. ¿Autonomía municipal y gobierno provincial sui generis?
  31. Colocar al Parlamento en el centro del debate
  32. Propuesta de Declaración de Derechos Humanos para una Constitución en Cuba
  33. Iglesia católica y matrimonio igualitario en Cuba: breve comentario a un texto preocupante
  34. ¿El regreso del Presidente de la República?
  35. A las puertas de una nueva Ley Electoral
  36. ¿Cómo nominar y elegir al futuro Presidente de Cuba? Los “comentarios de Randol”
  37. ¿Qué Presidente? ¿Qué Primer Ministro?
  38. Y después de la discusión y de la aprobación: ¿qué hacemos con la Constitución?
  39. ¿Por qué pluralizar el Poder Ejecutivo según el Proyecto de Constitución?
  40. Homero Acosta: “La futura Constitución es una obra colectiva”
  41. Estado socialista “de derecho”: repensar el rol del sistema de justicia en Cuba
  42. Iglesia católica y reforma constitucional en Cuba: hablan los Obispos
  43. ¿Cómo se entiende “lo socialista” en el Proyecto de Reforma Constitucional?
  44. El 68
  45. La certeza en la Constitución: un bien político
  46. La “economía” en el Proyecto de Reforma Constitucional
  47. Dios y el artículo 68
  48. Declaración en solidaridad con las personas LGBTIQ y en respaldo al artículo 68
  49. Reforma constitucional: necesidad de un “Defensor del Pueblo” para Cuba
  50. Artículo 68 y pluralismo en Cuba
  51. Alberto Abreu: “El activismo LGBTI no institucional debe reclamar su derecho a existir en Cuba”
  52. El tránsito socialista: rumbo estratégico al comunismo. Unas primeras notas reflexivas inconclusas. (1ra parte)
  53. Los “derechos humanos” en el Proyecto de Reforma Constitucional
  54. Brevísimas opiniones sobre el 68
  55. Sobre el artículo 68: la homosexualidad no acabará con el mundo
  56. El “trabajo” en el Proyecto de Reforma Constitucional
  57. Raza, racismo y reforma constitucional en Cuba
  58. Cuba: reforma constitucional y regulación de la independencia judicial
  59. Adonis Cervera: “Creo que la novedad está en que el artículo 68 esté ocurriendo en una Isla considerada por muchos como detenida en el tiempo”
  60. Cuba: la nueva Constitución y el día después
  61. Notas migrantes al proyecto constitucional: de la repatriación migratoria a la expatriación de la nacionalidad
  62. Yadiel Cepero: “No es tiempo de reclamar: es tiempo de actuar”
  63. Un Tribunal de Garantías Constitucionales para Cuba: ¿por qué no?
  64. Artículo 68: “Hagan ustedes con los demás como quieran que los demás hagan con ustedes”
  65. Reforma constitucional y desafíos de nuestro sistema de justicia
  66. Derecho a no hacer silencio
  67. Artículo 68: necesitamos unir el activismo de la calle y de las redes sociales, con el institucional y el legislativo
  68. El Parlamento en Cuba: ¡urgencia nacional!
  69. Un parlamento posible para Cuba
  70. Los miembros del Parlamento deben ser electos por sus bases territoriales de manera directa
  71. El Parlamento debe ser el resultado de un modelo electoral con representación proporcional
  72. El Parlamento debe dar cabida al incipiente pluralismo político presente en la sociedad cubana
  73. Partido único en Cuba: ¿el pluripartidismo es la solución?
  74. República y socialismo, aquí y ahora: introducción a un dossier
  75. La práctica renovada de los Derechos como pilar del desarrollo social en Cuba

Epaparemo momi paro fomio

[Si tú tienes miedo, yo te acompaño]

Proverbio Abakuá

 

Cuba Posible ha dialogado con un grupo de intelectuales y activistas sobre cuáles son los 5 aspectos que más deberían ser tenidos en cuenta para conseguir un Parlamento deseado y por qué.

Ante la pregunta, ¿cuáles son los cinco aspectos que más deberían ser tenidos en cuenta para conseguir el Parlamento que usted desea y por qué? he decidido retomar los puntos que vengo debatiendo en los últimos días. Antes de presentarlos vale la pena hacer un preámbulo que no significa nada nuevo bajo el sol; pero lo considero necesario para ambientar lo que pretendo expresar. Sólo diré que un Parlamento, que en Cuba se le denomina Asamblea Nacional del Poder Popular –de cierto modo a la francesa para no pasar por alto ese delirio de sentirnos modernos cuando realmente nos come el eurocentrismo–, es uno de los tres poderes que presenta el esquema democrático: el poder legislativo, que comparte honores, y muchas veces horrores, con el poder ejecutivo y el poder judicial.

Veo que la corta historia del parlamentarismo cubano (siglos XX y lo que va del XXI) tiene pocas páginas de gloria ante menos manifestaciones de presidencialismo y muchas pruebas de autoritarismo disimulado con herramientas de democracia, cuya máxima expresión han sido los “tipos duros” (y no ideales de Max Weber), que mandan y desmandan con una mano en su miembro y la otra irguiendo el dedo índice a modo de advertencia con la desgastada, pero aún efectiva, frase “estás conmigo o contra mí”. Entonces, lo que tengo que decir es lo siguiente:

 El Parlamento que deseo debe funcionar en un clima favorable a la Democracia, el Estado de Derecho y otras cuestiones que alimentan el Contrato Social. ¡Eso es básico! Nuestro país necesita expresarse más en esa línea dialógica, tanto a nivel interno como externo. Imponer de manera coercitiva y chusma no diligente los criterios/mandatos y las doctrinas no es digno de un gobierno que dice defender los puntos de vista de José Martí.

El Parlamento que deseo ha de tener una mayor capacidad de diálogo, pues como bien dice Hernán Corral Talciani, validando las normas del Derecho Constitucional moderno, la libertad de expresión en el ejercicio de sus funciones es uno de sus privilegios fundamentales. Cuba es una sociedad compleja, en la cual todos no somos socialmente iguales y eso pesa en nuestro día a día porque unos se favorecen siempre y otros se perjudican constantemente.

El Parlamento que deseo precisa tener valentía para discutir con seriedad, sabiduría y vigor los problemas más álgidos de nuestra sociedad. Por ejemplo, la operatividad de las diversas formas de propiedad y la proyección de la distribución de la riqueza con arreglo al trabajo aportado son dos de las tantas cuestiones que siguen sin convencer a muchas personas que siguen sin ver materializadas las soluciones a sus demandas socioeconómicas.

El Parlamento que deseo no puede ponerse de espaldas ni aceptar callado las condiciones que impiden el buen vivir de los ciudadanos cubanos cada día más empobrecidos. Ellos necesitan algo más que luchar por la supervivencia cotidiana, porque ya se dieron cuenta de que nuestra sociedad se está tornando cada día más injusta.

 Y, por último y no menos importante, el Parlamento que deseo tiene que ser más incisivo en la legislación para luchar contra flagelos sociales expresados en las prácticas de racismo, sexismo, machismo, así como otras formas expresivas de discriminación e inferiorización.

Sobre los autores
Pedro Alexander Cubas Hernández 26 Artículos escritos
(La Habana, 1969). Licenciado en Historia (1996). Máster en Estudios Interdisciplinarios sobre América Latina, El Caribe y Cuba por la Universidad de La Habana (2002). Diplomado en Cultura Cubana por el Centro Nacional de Superación para la Cultur...
0 COMENTARIO

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

EditorialMedios en Cuba