Principales aportes del anteproyecto del nuevo “Código de Familia” relacionados con la diversidad sexual

Juana y Marlén con su hija y nietos. Foto cortesía de proyecto Acepto.

Promover los cambios desde el “Derecho de Familia” es ideal, porque acerca los temas del respeto a la diversidad, de la igualdad en la diversidad, al interior de la propia familia. Las personas LGBTIQ no son entes aislados. A veces, en las luchas por la reivindicación de derechos se ha desviado la atención acerca de ellas como seres sociales y parte activa de la sociedad. Las personas LGBTIQ son hijos e hijas de alguien, padres, madres, hermanos/as de alguien, abuelos/as de alguien.

Las normas de familia se refieren a un espacio sensible de la sociedad. De hecho, la familia es la base para el funcionamiento económico de cualquier país. Si no va bien, el país no puede ir bien. La familia cubana, a partir de los recientes cambios económicos promovidos en el país, se enfrenta a situaciones que le imponen retos que el Estado debe ayudarle a afrontar. El nuevo “Código de Familia” podría resultar esa herramienta.

Las personas que se casan fuera de Cuba no pueden hacer valer dicho matrimonio dentro del territorio nacional, porque la legislación doméstica no lo reconoce, y eso será así mientras no se aprueben las modificaciones.

El mundo ha evolucionado mucho en cuanto al reconocimiento legal del matrimonio igualitario, incluso en el área latinoamericana se han dado importantes pasos de avances. En el caso de Cuba, que no se considere “matrimonio” y sí “uniones legales” (en el anteproyecto de nuevo “Código”) se debe a que el artículo 36 de la Constitución de la República de Cuba reconoce la existencia de la familia, la maternidad y el matrimonio, exclusivamente. Más adelante el propio artículo 36 explica que el matrimonio es la unión voluntariamente concertada entre un hombre y una mujer con aptitud legal para ello. Por tanto, una mención en el nuevo “Código de Familia” distinta a la consideración constitucional del matrimonio sería inconstitucional, en el estado de regulación actual de nuestras normas jurídicas.

El anteproyecto de nuevo “Código” propone un modelo de familia basado en relaciones más democráticas y de respeto a la diversidad, al tiempo que se ajusta mucho más a la realidad y a las necesidades de la sociedad cubana actual. Se emplea el lenguaje de género, hoy ausente en casi todo el ordenamiento jurídico cubano.

A la luz de las nuevas propuestas, será ilegal la actuación del padre o la madre que excluya a su hijo/a de su vivienda o afecte sus derechos (incluyendo el de disfrute del espacio familiar) por ser LGBTIQ. Las investigaciones y el trabajo con esta población desarrollados por el Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX) revelan que, en ocasiones, la familia es el primer lugar donde son discriminadas y excluidas estas personas. Por tanto, el nuevo “Código” se convertiría en una valiosa herramienta para eliminar estas formas de discriminación que redundan en privación de los derechos humanos fundamentales reconocidos por la Constitución de la República.

La nueva norma fortalece los principios de humanismo y justicia social, pilares fundamentales en la construcción de nuestro proyecto social, ya que pretende mostrar un enfoque holístico en cuanto al alcance general de los conceptos de “educación” y “responsabilidad de padres y madres” en el cuidado y protección de niños y niñas, pues se incluye como parte del contenido obligatorio de la Patria Potestad el deber de buscar información especializada, sobre todo en el caso de los niños/as con trastorno de identidad de género. Y, lo más interesante, es que no sólo será deber de los padres, sino también de los cuidadores, entendiéndose por tales a maestros/as y funcionarios que tengan a su cargo el cuidado de menores de edad. Con ello también se elimina la impunidad que en ciertos casos tienen algunas prácticas discriminatorias y de violencia de las que muchos/as son víctimas en la familia, en la escuela u otros espacios.

En el caso de las uniones de personas del mismo sexo, en la propuesta de nuevo “Código de Familia”, se les reconocen los mismos efectos económicos que en el caso del matrimonio tradicional. Así contarán con las mismas vías y procedimientos para reivindicar sus derechos en caso de disolución de las mismas, lo que solucionaría el estado de indefensión en el que quedan algunas personas ante esa circunstancia (sobre todo en materia de derechos sobre bienes, seguridad y asistencia social y transmisión de derechos hereditarios).

Vero y Mae. Foto: Ingeborg Portales

Algunas cuestiones de interés en torno a la presentación de la propuesta del nuevo “Código de Familia” en la Asamblea Nacional del Poder Popular

La Constitución de la República de Cuba y el Reglamento de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) son las normas que establecen en Cuba el procedimiento para la aprobación y modificación de una norma con rango de ley, es decir, indican quién y cómo se presenta.

Según el artículo 62, del Reglamento de la Asamblea Nacional del Poder Popular, en el que se establece el procedimiento legislativo, en correspondencia con el 88 ch y d de la Constitución de la República de Cuba, en sus apartados d y e, se indica que tienen iniciativa legislativa (o sea, pueden presentar propuestas de nuevas leyes o de modificación de las vigentes), entre otros, las Comisiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular y las direcciones nacionales de las organizaciones de masas y sociales.

En este caso, la iniciativa ha estado promovida por la Comisión de Atención a la Juventud, la Niñez y la Igualdad de Derechos de la Mujer de la Asamblea, y la Federación de Mujeres Cubanas.
Un aspecto interesante resulta que según las normas vigentes, la iniciativa de ley también la pueden ejercer los ciudadanos pero, pedir directamente el matrimonio y en ley aparte, no sería la mejor solución o haría más largo el camino para eliminar la discriminación y la desigualdad, porque a la luz de las leyes vigentes el matrimonio es una institución exclusiva entre hombres y mujeres, y lo ha sido desde su surgimiento en el Derecho Romano. Por tanto, resultaría más largo el camino de desmontar esa institución antiquísima que ha sido transversalizada durante épocas (a veces para bien, otras para mal) por la religión, la cultura, la política, los usos y hasta las costumbres, que denominarla de manera distinta para obtener prácticamente los mismos efectos, sin obviar la desigualdad e injusticia que esto pudiera entrañar.

Urge solucionar el silencio de la ley y la desigualdad que esta no-regulación (por decirlo de alguna manera) ha provocado, por el hecho de que algunas personas sí puedan contraer matrimonio (heterosexuales) y otras no. Las propuestas incluidas en el nuevo “Código de Familia” otorgan esa posibilidad.

En cuanto al cómo, en el Reglamento ya mencionado se establece que la iniciativa debe ser presentada al Presidente de la Asamblea, acompañada de una “fundamentación” que contenga los motivos del cambio, los presupuestos económicos, políticos, sociales que aconsejen su aprobación, las disposiciones de menor jerarquía que se modificarían, los resultados de las coordinaciones y mecanismos que garanticen la aplicabilidad y efectividad de la propuesta. (Véase artículo 63 del Reglamento de la ANPP).

En este caso, de hecho, existe un núcleo de materias que conforman en sí la propuesta y su fundamentación, que han sido previamente consensuadas con todas las instituciones, organismos y entidades que directa o indirectamente tienen que ver con el contenido de las nuevas propuestas en cada uno de los espacios desarrollados a tales efectos. Dígase Ministerio de Justicia, Fiscalía General de la República, Universidad de La Habana, CENESEX, Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, Ministerio de Salud Pública, Ministerio de Educación y Tribunal Supremo Popular.

Sin embargo, no debe obviarse que habiendo pasado tanto tiempo de espera y tantos aspectos han ido cambiando en la sociedad cubana en el ámbito económico, que ya a estas alturas habrá aspectos que habrá que actualizar nuevamente.

Con respecto al cuándo, siguiendo la letra del mismo Reglamento, una norma se aprueba luego de que se discuta por el pleno de la Asamblea, previo conocimiento de la o las Comisiones que correspondan según el contenido de la propuesta. Aunque también dice que, de considerarse, y debido a la importancia de la ley que se pretende crear o modificar, puede someterse a consulta popular, como se ha hecho con casi todas las de reciente creación.

Por tanto, el tema de la aprobación de la propuesta de modificación del “Código de Familia” va más allá de la voluntad de las instituciones que presentan las iniciativas, pasa por la decisión de los diputados; pero lo esencial es poder presentar la propuesta para que comiencen a contar las fases del procedimiento, y que se llegue finalmente a un resultado. Es ese momento, el de presentar la iniciativa, el que no parece encontrar definición.

Por otro lado, también es importante destacar que la iniciativa legislativa no puede ser intempestiva: cualquier materia, en cualquier momento. A los efectos de organizar el propio trabajo de la Asamblea existe un Plan Legislativo donde anualmente se ubican las normas que serán examinadas. Ese plan obedece, lógicamente, a las necesidades y prioridades del país; pero la sociedad cubana en lo últimos ocho años ha asistido a la aprobación de varias normas, entre las que puede citarse: el Código de Trabajo y la Ley de Inversión Extranjera. No cabe dudas que sus contenidos son sumamente importantes para la sociedad cubana, a tal punto que han sido muy expeditos los debates y consultas populares. Se impone, entonces, que nos preguntemos: ¿son menos importantes y urgentes los contenidos de la propuesta de modificación del “Código de Familia” en Cuba?

Sobre los autores
Zulendrys Kindelan Arias 1 Artículo escrito
(Santiago de Cuba). Licencia en Derecho, Universidad de Oriente. Del 2007 al 2012 trabajó en el CENESEX, donde fundó y coordinó el Servicio de Asesoría Jurídica. Actualmente se desempeña como Asesora Jurídica del MINSAP.
0 COMENTARIO

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

EditorialMedios en Cuba