Paul W. Hare: “Rusia, China, Irán y otros estarán consolidando sus relaciones con Cuba, mientras Estados Unidos vuelve a su papel de adversario”

Paul Hare: “Rusia, China, Irán y otros estarán consolidando sus relaciones con Cuba, mientras Estados Unidos vuelve a su papel de adversario”
Foto: Jackie Ricciardi

El embajador Paul W. Hare fue diplomático británico en activo durante 30 años, y sirvió como Embajador de Su Majestad en La Habana entre 2001 y 2004. Ahora enseña en la Escuela de Estudios Globales Frederick S. Pardee, en la Universidad de Boston. El embajador Hare es miembro del Centro Weatherhead para Asuntos Internacionales de la Universidad de Harvard. Ha sido designado Teniente de la Real Orden Victoriana por Su Majestad la Reina Isabel II. Su novela “Moncada: una historia cubana”, ambientada en Cuba moderna, fue publicada en mayo de 2010, y su libro “Making Diplomacy Work; Innovación Inteligente para el Mundo Moderno” fue publicado a principios de 2015. Sirvió en el núcleo de Brookings Institution sobre Cuba y en ese contexto escribió artículos sobre la Isla.

 ¿Cuál es su análisis sobre las condiciones en las que el gobierno de Estados Unidos ha tomado estas medidas? ¿Está Ud. de acuerdo con ellas?

La Administración Trump ha estado luchando para conciliar la visión del Presidente de un mundo compuesto por Estados soberanos independientes que respetan la cultura y los sistemas de gobierno de cada uno (ver su discurso de la ONU el mes pasado), y su concepto de que algunos Estados son “malos” y otros “buenos”. Trump ha dicho que quiere hacer lo que está en el interés de Estados Unidos y no quiere ser un “Presidente global”. Es una visión que está obsoleta, porque en un mundo multipolar los Estados necesitan cooperar en temas globales claves.

¿Dónde deja este pensamiento a Cuba? Las medidas de Obama, según las encuestas, tienen el abrumador apoyo del pueblo estadounidense, y de al menos el 70 por ciento de los cubanoamericanos. Ninguno de los dos asesores cubanoamericanos del presidente Trump (Marco Rubio y Mario Díaz Balart), nacieron en Cuba o han visitado la Isla. Así que es difícil ver la lógica de lo que Trump quiere en la política hacia Cuba, aparte de demostrar que Obama está equivocado. Todavía debemos esperar por lo que Trump planea a largo plazo.

Trump se da cuenta de que la mayoría de los electores de Miami/Florida que lo apoyaron no lo hicieron por la política hacia Cuba, sino por temas como la salud y el empleo. Pero quiere dar suficientes muestras de desaprobación para mostrar que Cuba “se está portando mal”, porque es lo que Rubio y Díaz-Balart quieren y así recaba su apoyo en el Congreso. En cuanto a los diplomáticos que han sufrido daños físicos, creo que es un verdadero misterio; aunque sospecho que algunos de los equipos de vigilancia instalados recientemente por el gobierno cubano quizás podrían haber causado algún tipo de daño inesperado. El equipo seguramente fue retirado antes de que el FBI llegara, pero el gobierno cubano no admitiría, por razones obvias, su error. La “advertencia de viaje” del Departamento de Estado me parece un método deliberado para perjudicar al turismo.

¿Cuáles podrían ser las consecuencias de estos hechos para el estado actual de las relaciones entre los distintos actores no estatales de ambos países?

Las empresas estadounidenses -en comunicaciones, alimentos y equipos agrícolas- y la industria de los viajes estarán consternadas al perder las oportunidades que crecen en Cuba, incluso cuando el embargo todavía está en vigor. Los turistas estadounidenses ordinarios también estarán perplejos ante una “advertencia de viaje” por razones de salud. Los cubanos que piensan de modo diferente al gobierno (como economistas, periodistas y cuentapropistas), podrían ahora ser calificados como favorecedores del enfoque yanqui de un “régimen hostil”. Trump puede haber dado al gobierno cubano una excusa para emplear nuevamente la “mano dura”. Ya Raúl ha señalado que las reformas económicas están, en gran medida, en suspenso.

¿Cree usted que existe la voluntad política de ambos gobiernos para superar este obstáculo, o es el comienzo del deterioro (de nuevo) de la relación bilateral?

Es difícil ver a Trump listo para cambiar de rumbo. Ve a Venezuela como un grave problema de seguridad para la región, y ve las “manos cubanas” metidas allí. Es inconsistente con los principios de la ONU, pero ha encontrado un tema en el que importantes actores (como México y Colombia) también han tratado de mediar en algún cambio en Venezuela.

¿Cómo influiría este conflicto en el nuevo gobierno cubano que asumirá en 2018?

Si se apegan al calendario, el nuevo gobierno estará nervioso por la sucesión de los Castros. Raúl y los Castros más jóvenes seguirán en la escena, pero el gobierno cubano (tarde o temprano) tendrá que afrontar valientemente el mundo de la toma de decisiones sin ellos. Así que a partir de la primavera de 2018 se puede esperar que la batalla por las ideas empiece por cuestiones como el tamaño del sector privado, el papel de los militares y si el “modelo chino” de estimular el crecimiento de una clase media rica se puede implementar en un calendario acelerado. Independientemente de lo que ocurra, Estados Unidos está ahora mal colocado para influir en este debate y para alistar a Cuba en sus esfuerzos por salvar a Venezuela de la guerra civil.

No podría haber un momento peor para que Estados Unidos esté fuera del campo de juego diplomático. Obama no abrió las opciones diplomáticas con Cuba porque le gustara el régimen cubano. Lo hizo porque más de 50 años de embargo no habían funcionado y quería probar una política que ofreciera un mayor compromiso con los cubanos comunes. Ahora, la Administración Trump señala que quiere que el régimen cubano se incline bajo presión y deje de “comportarse mal”. Trump está demostrando que Fidel Castro tenía razón cuando dijo que nunca confió en los motivos de la apertura de Obama. Ahora está de vuelta el enfoque de “haz lo que digo o, de lo contrario, atente a las consecuencias” en la política hacia Cuba. Rusia, China, Irán y otros estarán consolidando ansiosamente sus relaciones mientras Estados Unidos vuelve a su papel de adversario.

El resto del mundo tratará de recoger las piezas para ayudar a Cuba a transitar hacia una sociedad más abierta y tolerante, que respete los deseos de los cubanos de construir sus vidas independientemente del gobierno. Justo cuando parecía haber una oportunidad en 2017 de que el pueblo cubano podría contar con la diplomacia estadounidense, Trump ha ido en contra de sus propios principios de no interferencia. La alusión a ‘Rocket Man’ ha mostrado el gusto de Trump por las canciones de los años 70. Su política hacia Cuba se remonta a la misma época.

VER EN ESTE DOSSIER

La “guerra de los decibeles”: hablan los expertos

William M. LeoGrande: “La verdadera motivación de estas duras sanciones es la oposición del gobierno Trump a la política del presidente Barack Obama de normalizar las relaciones con Cuba”

William M. LeoGrande: “The real motivation for such harsh sanctions is the Trump administration’s opposition to President Barack Obama’s policy of normalizing relations with Cuba”

Domingo Amuchástegui: “Lo que buscan es el colapso económico, político y social en Cuba”

Carlos Alzugaray: “La Administración Trump estaba buscando la excusa para tomar medidas agresivas que redujeran a cero los intercambios diplomáticos”.

Richard Feinberg y Harold Trinkunas: “La hostilidad hacia Cuba perjudica a los intereses de Estados Unidos”

Michael J. Bustamante: “Me cuesta trabajo entender la expulsión de los diplomáticos cubanos”

Geoff Thale: “El tamaño del recorte del personal diplomático se parece mucho a una medida de castigo, no a una de seguridad”

Geoff Thale: “The size of the personnel cut looks a lot like a punitive measure, not a safety one”

Michael Camilleri: “Ha ocurrido un deterioro significativo en las relaciones bilaterales y parece probable que permanezca durante toda la Administración Trump”

Michael Camilleri: “A significant deterioration in bilateral relations has occurred and appears likely to last for the duration of the Trump Administration”

Sarah Stephens: “Los de línea dura en Estados Unidos tendrán un problema entre manos si tratan de arrastrar las relaciones bilaterales hacia la Guerra Fría”.

Sarah Stephens: “I think the hardliners in the U.S. will have a fight on their hands if they try to drag U.S.-Cuba relations back into the era of the Cold War”.

Paul W. Hare: “Russia, China, Iran and others will be eagerly consolidating their relations as the US returns to its role of adversary”

Randy Pestana: “El presidente Trump sintió la necesidad de traer a los republicanos cubanos de “línea dura” a su lado”

Randy Pestana: “President Trump felt it necessary to bring in the hardline Cuba republicans to his side”

Arturo López-Levy: “Raúl Castro caminó “la milla extra” para no ser responsable por dinámicas de ruptura”

Emily Mendrala: “La forma en que se llevaron a cabo las expulsiones de los diplomáticos cubanos sugiere la presencia de influencia política por parte de los que se oponen a un mayor compromiso entre personas y empresas de Estados Unidos y Cuba”.

Emily Mendrala: “The manner in which the expulsions were carried out suggests political influence from those who oppose increased engagement between U.S. and Cuban people and businesses”.

Ted Henken: “Me parece muy precipitada y agresiva la medida de obligar a la Embajada de Cuba en Washington a reducir sustancialmente su presencia diplomática en Estados Unidos”.

Sobre los autores
Paul W. Hare 2 Artículos escritos
Diplomático británico en activo durante 30 años, y sirvió como Embajador de Su Majestad en Cuba entre 2001 y 2004. Profesor en la Escuela de Estudios Globales Frederick S. Pardee, en la Universidad de Boston. Es miembro del Centro Weatherhead par...
Luis Carlos Battista 36 Artículos escritos
La Habana (1988). Licenciado en Derecho por la Universidad de La Habana y en Relaciones Internacionales por Florida International University (FIU). Ha publicado sobre las relaciones exteriores de Cuba y Estados Unidos en espacios como OnCuba Magazine...
0 COMENTARIO

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

EditorialMedios en Cuba