Geoff Thale: “El tamaño del recorte del personal diplomático se parece mucho a una medida de castigo, no a una de seguridad”

Geoff Thale: El tamaño del recorte de personal se parece mucho a una medida de castigo, no a una de seguridad. Tendrá claramente efectos punitivos.
Foto: Fred Ramos

86Cuba Posible tiene el placer de contar, una vez más, con la participación de Geoff Thale, Director de Programas de la Oficina en Washington para América Latina (WOLA, por sus siglas en inglés). El Sr. Thale tiene una amplia experiencia en el “tema Cuba”, con más de 25 años de investigación y activismo para el mejoramiento de relaciones entre ambos países. Ha visitado nuestro país en más de 30 ocasiones, liderando varias delegaciones del Congreso de Estados Unidos. Para el Sr. Thale, el tamaño del recorte de personal en la Embajada en La Habana, y la solicitud del Departamento de Estado a nuestra Embajada en Washington, se parece mucho a una medida de castigo, no a una de seguridad. No obstante, a pesar de que la actual Administración probablemente quiere paralizar la normalización de relaciones entre Estados Unidos y Cuba, en general no ven a nuestro país como un asunto prioritario, y no están centrados en revisar los principales lineamientos del enfoque de la Administración Obama.

¿Cuál es su análisis sobre las condiciones en las que el gobierno de Estados Unidos ha tomado estas medidas? ¿Está Ud. de acuerdo con ellas?

No hay duda de que hay una auténtica preocupación por la salud de los diplomáticos de Estados Unidos; preocupación por la incapacidad de los funcionarios de cualquiera de los gobiernos para identificar la fuente del problema; y la preocupación de que los incidentes parecen haber resurgido, con algunos reportando incidentes tan recientemente como en agosto.

Sin embargo, es muy difícil no ver todo esto impulsado por la política. Tal vez tenga sentido para retirar las familias y/o reducir el personal, aunque esto es difícil de decir, ya que no tenemos acceso a la información sobre quién ha sufrido síntomas, quién reporta ataques, etc. Está claro que al menos algunas de las víctimas eran agentes de inteligencia, pero no sabemos más allá de eso. Como resultado, es muy difícil juzgar qué tipo de reacción de protección tiene sentido. (Aunque, por supuesto, el personal estadounidense corre el riesgo de “ataques físicos” mucho más graves en Afganistán, Irak, etc. Allí limitamos familias, ofrecemos compensación por peligro, pero no se retira al personal. Y el gobierno de Canadá, algunos de cuyos diplomáticos según los informes han experimentado síntomas similares, está respondiendo con una investigación, pero sin retirar diplomáticos o emitir advertencias de viaje).

Una reducción del 60 por ciento en el personal parece muy difícil de justificar dados los hechos que tenemos. Entre otras cosas, esta reducción paraliza los servicios consulares, corta recursos para asistir a los viajeros, limita el soporte para negocios, y socava los intercambios académicos.

Parte de la dura respuesta es debido a que el Departamento de Estado y la Administración de Trump, en términos más generales, están preocupados por las apariencias. Conocían sobre estos incidentes durante meses, y el servicio de seguridad diplomática, el FBI y el Departamento de Estado se había mantenido en silencio durante mucho tiempo. Estaban siendo atacados por no responder con fuerza suficiente, y sintieron la necesidad de defenderse a sí mismos: se ve cómo el Gobierno de Estados Unidos respondió con fuerza. La Administración sintió la necesidad de protegerse a sí misma; esto tenía que ver con la opinión pública en general, no especialmente por ser Cuba.

Pero claramente hay más variables en curso. El tamaño del recorte de personal se parece mucho a una medida de castigo, no a una de seguridad. Tendrá claramente efectos punitivos. Los recortes van a impactar negativamente la Embajada y los servicios consulares para los visitantes de Estados Unidos y negocios estadounidenses, y van a reducir las visitas familiares y de intercambio de Cuba hacia Estados Unidos. La advertencia de viaje parece diseñada para asustar a los visitantes estadunidenses (y ya está teniendo un impacto en los programas de viajes estudiantiles, muchos de los cuales se niegan, basados en asesoramiento legal, a operar en países donde el Departamento de Estado ha emitido una “advertencia de viaje”).

El posterior anuncio de un recorte “recíproco” al personal de la Embajada de Cuba en Washington parece especialmente impulsado por la política. El senador Marco Rubio había estado pidiendo públicamente (y, presumiblemente, de forma privada también) recortes “recíprocos” al personal diplomático de la Embajada de Cuba en Washington. El argumento no tiene sentido diplomático. La reciprocidad tiene sentido cuando un país expulsa a otros diplomáticos. No tiene sentido en la situación en la que un país retira voluntariamente sus propios diplomáticos. Y el hecho de que Estados Unidos proveyó una lista específica de los diplomáticos a ser retirados, y que incluye a todo el personal que se ocupa de los negocios y de lazos comerciales, así como casi todo el personal consular, sugiere que los retiros fueron diseñados conscientemente para tener un impacto negativo en los viajes y el comercio.

El carácter punitivo de esto parece especialmente claro, porque el Departamento de Estado ha afirmado repetidamente que no culpa a Cuba de los ataques, y Cuba se ha apresurado en prestar cooperación a Estados Unidos en las investigaciones. El FBI ha sido autorizado por las autoridades cubanas para visitar Cuba varias veces para llevar a cabo investigaciones, y el canciller Bruno Rodríguez y el presidente Raúl Castro han estado en contacto con las  autoridades estadounidenses sobre el caso.

En junio, el presidente Trump pronunció un intenso discurso en Miami frente a una multitud de exiliados cubanos de “línea dura” y cubanoamericanos, anunciando que estaba invirtiendo la apertura hacia Cuba que el ex-presidente Barack Obama había puesto en marcha. Pero la dura retórica de Trump fue seguida por una orden ejecutiva donde, si bien se reimponen algunas restricciones de viaje, y amenazó con restringir el trato con las empresas estatales cubanas que se reportan al Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, no cambió fundamentalmente el marco de políticas que Obama había establecido en su lugar. Los informes eran que el senador Rubio, y otros de “línea dura”, pretendían seguir presionando a la Casa Blanca para que hiciera más.

Los “ataques sónicos” parecen haber dado a los de “línea dura” la oportunidad que buscaban. Han utilizado el momento para presionar por medidas que, aunque parecen ser sólo una respuesta a los problemas de salud de personal diplomático y otros, son en realidad una oportunidad para lograr cambios profundos en la política.

Por supuesto, una decisión como esta tuvo que ser discutida en los niveles más altos del Departamento de Estado y entre los funcionarios del Consejo de Seguridad Nacional. En las discusiones hasta el anuncio en junio, la mayoría de los funcionarios se habían opuesto a grandes cambios de política, con la presión que viene de la “línea dura” en el Congreso, cuyos votos necesita la Casa Blanca en otras cuestiones. Mientras que la mayoría de los designados políticos en el Departamento de Estado y en el Consejo de Seguridad Nacional tienen una perspectiva tradicionalmente conservadora y republicana sobre asuntos del Hemisferio Occidental (y probablemente quieren poner pasos adicionales a la normalización de relaciones entre Estados Unidos y Cuba), en general no ven a Cuba como un asunto prioritario, y no están centrados en revisar los principales lineamientos del enfoque de Obama.

Un alto funcionario del Consejo de Seguridad Nacional dio, recientemente, un discurso sobre las relaciones hemisféricas sin mencionar a Cuba ni una sola vez. El resultado del debate que condujo al discurso de junio fue un duro discurso, pero acciones más modestas. Ahora, parece probable que la “línea dura” ha sido capaz de impulsar acciones más impactantes, en un contexto en el que nadie quiere que parezca que se está poniendo en riesgo a personal de Estados Unidos. Por lo tanto, nadie se resiste fuertemente a los cambios propuestos. Se trata de un cambio que se está impulsado por la “línea dura” en el Congreso y las fuerzas políticas fuera de la Administración, sin que nadie en el interior este resistiendo.

Obviamente, WOLA no está de acuerdo con este enfoque. Nos oponemos al embargo y apoyamos la normalización de las relaciones Cuba- Estados Unidos, y no creemos que estos incidentes relacionados con la salud justifican pasos hacia atrás en la relación. Estamos, por supuesto, preocupados por la salud de los diplomáticos estadounidenses y sus familias, y creemos que el Departamento de Estado debe tomar medidas pensadas para protegerlos. Pero no creemos que esta “retirada mayor” esté justificada, y no creemos que la expulsión de los diplomáticos cubanos en Washington tenga sentido. Creemos que la cooperación cubana y de Estados Unidos es fundamental para el descubrimiento de lo que ha sucedido a los diplomáticos. Creemos que las medidas que la Administración ha tomado hará más difícil la cooperación.

¿Cuáles podrían ser las consecuencias de estos hechos para el estado actual de las relaciones entre los distintos actores no estatales de ambos países?

Como se señaló anteriormente, es probable que las medidas adoptadas por la Administración tengan un efecto significativo en las relaciones entre Estados Unidos y Cuba. La retirada de los servicios consulares en La Habana significará que los cubanos que buscan visas para visitar a la familia o participar en el intercambio cultural, académico, religioso o con sus homólogos en los Estados Unidos, le resultará casi imposible viajar. Del mismo modo, la limitación de los servicios consulares en la Embajada de Cuba en Washington significará que la emisión de pasaportes y renovación de pasaportes para ciudadanos y residentes estadounidenses de origen cubano serán reducidos, limitando los viajes familiares. Esto limitará el intercambio “pueblo a pueblo”, que ha contribuido a un mejor entendimiento entre ambos países, y que ha ayudado a construir una base para el cambio en Estados Unidos. En este caso, los funcionarios de Estados Unidos parece que han optado por la más amplia, y potencialmente más perjudicial, alerta.

En Cuba, los recortes en los viajes y en la exploración de las relaciones comerciales sin duda tendrán un impacto en la economía de forma general. Su gravedad dependerá de cuánto tiempo las restricciones permanezcan en su lugar, y cuán profundamente afecten los viajes. Sin duda harán daño al emergente sector privado y cuentapropistas. La emisión de una “advertencia de viaje” por el Departamento de Estado ya está teniendo un impacto sobre los programas de estudios en el extranjero a Cuba. (Aunque el Departamento de Estado está obligado a emitir una “advertencia de viaje” cada vez que se retira el personal diplomático de un país, tiene cierta libertad en la redacción de la advertencia, mucho de la cual está vinculada al turismo extranjero). Y si el descongelamiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos contribuyó a crear un clima en Cuba en el que el debate floreció y se estaban discutiendo propuestas de reforma constitucional, esta congelación en las relaciones es probable que enfríe el clima político en Cuba y haga el debate menos abierto.

¿Cree usted que existe la voluntad política de ambos gobiernos para superar este obstáculo, o es el comienzo del deterioro (de nuevo) de la relación bilateral?

No hay duda de que el gobierno cubano está ansioso por superar esta situación. La disposición del gobierno cubano a aceptar delegaciones del FBI en la Isla, su disposición a cooperar en la investigación, el llamado a los funcionarios de Estados Unidos tanto por el presidente Castro y el canciller Rodríguez, y las respuestas moderadas de las autoridades cubanas a las medias estadounidenses, parecen diseñados para evitar la provocación, y poner las relaciones de nuevo en una base constructiva. Y claro, está en el interés de Cuba para continuar con la afluencia de visitantes desde Estados Unidos, dado su impacto en la economía, y para continuar la cooperación en materia de seguridad y otros temas. Si bien no hay duda de que algunos sectores en el gobierno, el Partido y la sociedad continúan dudando de las intenciones, y se preocupan de los efectos de una mejor relación estadounidense con la sociedad y la cultura cubana, es muy claro que la dirección del país se ha comprometido a mejorar las relaciones bilaterales y en fortalecer las relaciones económicas en general, y quiere superar el problema actual.

Con los Estados Unidos es un tema más complicado e incierto. Está claro que las fuerzas de “línea dura”, que les gustaría ver las relaciones deterioradas, tienen cierta iniciativa en este momento; y no están encontrando una resistencia significativa dentro de la Administración. Pero los cambios en curso generarán oposición (en el Congreso, en los sectores de la comunidad cubanoamericana al ver que sus viajes y los contactos con la familia en la Isla están siendo recortados, en la industria del turismo, entre los programas de estudio en el extranjero, y en otros sectores). El tiempo dirá cuán poderosas serán esas fuerzas en el debate interno en Estados Unidos. Y, por supuesto, lo que suceda en la investigación sobre los “incidentes sónicos” tendrá un impacto importante. El progreso en la investigación generará una presión significativa para revertir los recortes de la Embajada y los movimientos relacionados.

¿Cómo influiría este conflicto en el nuevo gobierno cubano que asumirá en 2018?

Si el conflicto continúa en su nivel actual -con embajadas con personales esqueléticos, impactos en los viajes e intercambio- el próximo gobierno cubano se enfrentará a un difícil conjunto de presiones. El nuevo gobierno ya estará bajo presiones contradictorias -sin la legitimidad de la “generación histórica”- estará bajo presión para producir beneficios económicos para la población y acelerar la “actualización” de la economía.

Por otra parte, carecen del capital político, como nuevo gobierno, para empujar importantes reformas. Si las relaciones con Estados Unidos permanecen particularmente tensas, el nuevo gobierno será poco probable que esté en condiciones de ofrecer mayores posibilidades de debate interno o nuevos mecanismos electorales. Si los viajes desde Estados Unidos se han reducido, el gobierno verá reducido los ingresos, con los consiguientes problemas. En estas circunstancias, es probable que busquen otros socios económicos y aliados, y podrían buscar relaciones más estrechas con China y Rusia. Aunque esta sería una decisión que no haría feliz a Estados Unidos, sí podría ser una opción económica y política racional para el gobierno cubano.

VER EN ESTE DOSSIER

La “guerra de los decibeles”: hablan los expertos

William M. LeoGrande: “La verdadera motivación de estas duras sanciones es la oposición del gobierno Trump a la política del presidente Barack Obama de normalizar las relaciones con Cuba”

William M. LeoGrande: “The real motivation for such harsh sanctions is the Trump administration’s opposition to President Barack Obama’s policy of normalizing relations with Cuba”

Domingo Amuchástegui: “Lo que buscan es el colapso económico, político y social en Cuba”

Carlos Alzugaray: “La Administración Trump estaba buscando la excusa para tomar medidas agresivas que redujeran a cero los intercambios diplomáticos”.

Richard Feinberg y Harold Trinkunas: “La hostilidad hacia Cuba perjudica a los intereses de Estados Unidos”

Michael J. Bustamante: “Me cuesta trabajo entender la expulsión de los diplomáticos cubanos”

Geoff Thale: “The size of the personnel cut looks a lot like a punitive measure, not a safety one”

Michael Camilleri: “Ha ocurrido un deterioro significativo en las relaciones bilaterales y parece probable que permanezca durante toda la Administración Trump”

Michael Camilleri: “A significant deterioration in bilateral relations has occurred and appears likely to last for the duration of the Trump Administration”

Sarah Stephens: “Los de línea dura en Estados Unidos tendrán un problema entre manos si tratan de arrastrar las relaciones bilaterales hacia la Guerra Fría”.

Sarah Stephens: “I think the hardliners in the U.S. will have a fight on their hands if they try to drag U.S.-Cuba relations back into the era of the Cold War”.

Paul W. Hare: “Rusia, China, Irán y otros estarán consolidando sus relaciones con Cuba, mientras Estados Unidos vuelve a su papel de adversario”

Paul W. Hare: “Russia, China, Iran and others will be eagerly consolidating their relations as the US returns to its role of adversary”

Randy Pestana: “El presidente Trump sintió la necesidad de traer a los republicanos cubanos de “línea dura” a su lado”

Randy Pestana: “President Trump felt it necessary to bring in the hardline Cuba republicans to his side”

Arturo López-Levy: “Raúl Castro caminó “la milla extra” para no ser responsable por dinámicas de ruptura”

Emily Mendrala: “La forma en que se llevaron a cabo las expulsiones de los diplomáticos cubanos sugiere la presencia de influencia política por parte de los que se oponen a un mayor compromiso entre personas y empresas de Estados Unidos y Cuba”.

Emily Mendrala: “The manner in which the expulsions were carried out suggests political influence from those who oppose increased engagement between U.S. and Cuban people and businesses”.

Ted Henken: “Me parece muy precipitada y agresiva la medida de obligar a la Embajada de Cuba en Washington a reducir sustancialmente su presencia diplomática en Estados Unidos”.

 

Sobre los autores
Luis Carlos Battista 36 Artículos escritos
La Habana (1988). Licenciado en Derecho por la Universidad de La Habana y en Relaciones Internacionales por Florida International University (FIU). Ha publicado sobre las relaciones exteriores de Cuba y Estados Unidos en espacios como OnCuba Magazine...
Geoffrey Francis Thale 3 Artículos escritos
(Chicago, 1952). Master en Relaciones Laborales de la Universidad de Wisconsin. Se desempeña como director de programas en WOLA (Washington Office on Latin America), ONG que trabaja temas relacionados con la justicia social y los derechos humanos en...
0 COMENTARIO

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

EditorialMedios en Cuba