Universidad: sueño de muchos, ¿posibilidad de todos?

La presente investigación fue realizada, de manera conjunta, por Annia Almeyda Vázquez (psicóloga), Laura Bueno González (psicóloga), Kahlia Chávez Cruz (profesora e investigadora) y Aileén González Muñoz (técnica en adiestramiento).

Introducción

La sociedad cubana experimenta actualmente un proceso de cambio dado por la “actualización del modelo económico” que tiene grandes impactos en la vida social. La Educación Superior es un renglón vital que se alinea con esta dinámica de cambios, buscándose incrementar su calidad con la máxima eficiencia económica posible, así como una mayor equidad y pertinencia de este nivel de enseñanza. (Cubadebate 2015, Rodríguez 2015, 2016).

El “proceso de perfeccionamiento de la Educación Superior” responde a lo planteado en los “Lineamientos de la política económica y social del Partido y la Revolución”. Dentro de la política social se hace referencia, en el lineamiento 140, a la intención del Estado de continuar preservando la educación como una de las conquistas fundamentales de la Revolución cubana (“Lineamientos de la política económica y social del Partido y la Revolución”, 2011).

Los resultados de las investigaciones que hemos realizado con la intención de comprender las dinámicas psicosociales que se expresan en el proceso de elección profesional de los estudiantes de 12 grado que aspiran ingresar a la Universidad, indican la existencia de brechas de equidad en el acceso a la Educación Superior (Almeyda, 2014; Bueno, 2014; Chávez & González, 2015). En este artículo se aportan elementos para la comprensión de las complejas dinámicas causales que condicionan que, a pesar de que el acceso a este nivel de enseñanza es un derecho de todo joven cubano, no todos tienen igualdad de posibilidad de disfrutar plenamente de ese derecho.

Elegir una profesión significa elegir el futuro. La elección del camino a seguir una vez concluida la enseñanza media superior es una decisión que tiene grandes implicaciones para el futuro de los jóvenes. Muchas pueden ser las preguntas que se hacen ante la inminente toma de decisión. ¿Qué hacer?: ¿continuar los estudios? ¿Comenzar a trabajar? ¿Combinar el estudio con el trabajo? Tomar esta decisión entraña para los jóvenes, con frecuencia, una gran dificultad dado su incipiente desarrollo de determinados procesos personológicos, como la motivación profesional, la autovaloración, los proyectos de vida, etc. Esta dificultad se ve agravada por la influencia de factores sociales que condicionan el modo en el que el joven enfrenta este proceso.

Uno de los elementos que actualmente caracteriza la elección de una carrera universitaria en Cuba es que al estar el país en un proceso de cambio y actualización, se realizan con frecuencia ajustes y modificaciones en las políticas de ingreso a este nivel de enseñanza. En este contexto de cambio social, los jóvenes miran al futuro con mucha incertidumbre. No en balde se afirma que realizan elecciones vocacionales en la era de la incerteza. Estas complejas dinámicas sociales no afectan a todos por igual, por ello se requiere de un análisis profundo en torno a las brechas de equidad que se están poniendo de manifiesto en estos momentos en el acceso a la Educación Superior en Cuba. La Universidad en la Cuba de hoy sigue siendo un derecho de todos. Sin embargo, ¿tienen todos los jóvenes cubanos real posibilidad de acceso?

Son muchos los factores que intervienen en este proceso, no solamente subjetivos (como los intereses, proyectos de vida, preferencias, habilidades, vivencias, aptitudes, actitudes, etc.), sino también sociales (como expectativas de los padres, prestigio social asignado a determinadas carreras, diferencias sociales, entre otros).

La familia es uno de los factores fundamentales que ejerce influencia en la elección profesional del joven. Este argumento ha quedado demostrado en varias investigaciones realizadas en este campo. (Santos, P. 2010; Ávila, N. 2013; García, T. 2013; Almeyda, A. & Bueno, L. 2014; Bueno, L. 2014; Rodríguez, D. 2014; Estévez, K. & Abadie, L. 2014 y 2014a y Gutiérrez, O.; García, I. & Tejuca, M. 2014; Chávez & González, 2015). En la Facultad de Psicología de la Universidad de la Habana se desarrolla en la actualidad un proyecto de investigación nacional del MINED: “Elegir una profesión significa elegir el futuro. Programa de orientación profesional para la elección profesional responsable de los jóvenes que aspiran ingresar a la Educación Superior”. Este proyecto tiene como sostén la investigación de doctorado en ciencias psicológicas de la MsC. Annia Almeyda Vázquez. (Almeyda, 2014).

Como parte de este proyecto se han realizado, durante los cursos 2013-2014 y 2014-2015, dos investigaciones dedicadas a la exploración de las dinámicas psicosociales que caracterizan el proceso de elección profesional de los estudiantes de 12 grado. La primera se dedicó a la “Caracterización del proceso de elección profesional de los estudiantes de 12 grado de 15 IPU de La Habana”. En la misma se explora la influencia de diferentes factores sociales y subjetivos en la elección profesional de los jóvenes que aspiran ingresar a la Educación Superior (Bueno, 2014).

Asumiendo la referida investigación como antecedente, Chávez & González (2015) dieron continuidad a esta línea, profundizando en la comprensión de la familia como uno de los factores que evidenció mayor influencia en la elección profesional de los jóvenes. Partiendo de este referente se dedicaron al estudio de la “Influencia de los padres en el proceso de elección profesional”.

Resultados

Se presentará una integración de algunos de los resultados obtenidos en ambas investigaciones a modo de contrastación de dos perspectivas diferentes: la de los padres y la de los estudiantes de 12 grado, en torno a una misma realidad: el proceso de transición a la Educación Superior.

¿Qué desean hacer los estudiantes de 12 grado de estos 15 IPU una vez que culminen sus estudios preuniversitarios? La expectativa de futuro más frecuente en los estudiantes es ingresar a la universidad y, en segundo lugar, emerge la opción de ingresar a la universidad y comenzar a trabajar al mismo tiempo.

La inmensa mayoría le concede gran importancia a lo que significa tener un título universitario y a la preparación profesional y superación que brindan los estudios superiores, permitiendo estos elementos poder llegar a ser una persona importante, preparada y útil para la sociedad en que se insertan. Relacionan, además, el ser universitario y tener dicho título, con la adquisición de un buen trabajo y una posición social, además de la importancia que le concede la familia donde se insertan, significando un orgullo para la misma el hecho de que cursen estudios universitarios.

Los estudiantes que eligen ingresar a la universidad y al mismo tiempo buscarse un trabajo, se mueven entre el deseo de ser un profesional y poder seguir superándose y la posibilidad de independizarse económicamente y, al mismo tiempo, poder ayudar materialmente a su familia. No en todos los casos la familia cuenta con las posibilidades materiales necesarias para mantener a este joven durante sus cinco años de carrera.

¿Cómo influyen las diferencias socioeconómicas de la familia en el acceso a la Educación Superior? Los datos estadísticos indican que existe una correlación altamente significativa entre el nivel socio-económico medio-alto y la expectativa de ingresar a la universidad, lo que demuestra la influencia de este factor en aspiraciones de futuro de los jóvenes. Se demostró que cuando el nivel socio-económico de la familia es medio-alto, existe mayor tendencia en los jóvenes a tener como expectativa futura ingresar a la Educación Superior.

Veamos qué ocurre con la relación entre el nivel socio-económico de la familia y las expectativas de los padres en torno al futuro profesional de sus hijos(as). Los datos indican que no existen diferencias significativas respecto a las expectativas de futuro entre los padres según el nivel socio-económico de la familia. Quiere decir que, con independencia del nivel socio-económico de la familia, la expectativa más frecuente de los padres respecto al futuro de sus hijos(as) es que ingresen a la universidad. Por lo tanto, no es el nivel socio-económico una variable que esté condicionando diferencias en las expectativas de los padres respecto al futuro de sus hijos(as).

Para profundizar en el análisis de la influencia del nivel socio-económico, como condición de posibilidad de la emergencia de desigualdades en el acceso a la Educación Superior, nos adentramos en el tema de los repasos particulares. ¿Pueden todos los padres que desean que sus hijos(as) ingresen a la Educación Superior, pagar los repasos particulares para la preparación para las pruebas de ingreso? Los datos confirman que sí existen diferencias significativas entre los padres cuyo nivel de ingreso es medio-bajo y alto respecto a la su posibilidad de costear los repasos particulares. Esto quiere decir que, aunque los padres de la muestra tengan en común la expectativa de que sus hijos(as) ingresen a la universidad, existe un elemento que puede estar marcando la diferencia en torno a las posibilidades reales de acceso.

Es sabido que la Educación Superior en Cuba es gratuita y que su acceso está dado por la demostración, a través de los exámenes de ingreso, de la tenencia de los conocimientos básicos exigidos para el ingreso a este nivel de enseñanza. En este escenario podría decirse que el conocimiento que posee el estudiante es la variable que marca la diferencia entre unos y otros. Sin embargo, la profundización en las dinámicas que subyacen a este proceso permite develar su complejidad.

Cada vez son más necesarios, al menos desde la percepción de padres y estudiantes de 12 grado, la asistencia a repasos particulares para la preparación para los exámenes de ingreso. La principal razón que sustenta la asistencia a estos repasos es la carencia de preparación de los profesores de los institutos preuniversitarios. Esto puede explicar la insuficiente preparación que poseen los estudiantes. Esta situación, acompañada de la demostrada productividad de los repasos particulares, explica por qué son percibidos como muy necesarios para lograr vencer las exigencias de los exámenes de ingreso.

Entonces, si son realmente necesarios los repasos particulares, en tanto garantizan una mejor preparación para enfrentarse con éxito a los exámenes de ingreso, y no todos los estudiantes pueden asistir a éstos, pues sus padres no están en condiciones de costearlos, estamos ante una situación en la que en última instancia, no es el conocimiento en sí el que marca la diferencia, sino el acceso que se tenga a él. En este caso, el acceso depende de contar o no con las condiciones necesarias para pagar los repasos.

Aun cuando por la situación económica de la familia estas no están en condiciones de hacer dicho gasto, se hace, por considerase una inversión para el futuro de sus hijos(as). Cabe entonces preguntarse: ¿a cuánto asciende el costo del acceso a la Educación Superior en la actualidad? Cuando pensamos en costo no nos referimos solamente al monetario, sino también al subjetivo, ya que valdría la pena explorar las vivencias de los padres asociadas a este proceso.

Los datos reportados hasta el momento se corresponden con los referidos por Ávila (2013). Esta autora afirma que, para la familia cubana, los repasos particulares constituyen una opción a la que acuden para compensar la ausencia de una preparación con calidad en los institutos preuniversitarios. De esta forma, los repasos particulares constituyen para la familia un gasto que les posibilita proporcionar a sus hijos un adiestramiento académico que aumenta las posibilidades de éxito en los exámenes de ingreso. Este es un elemento que compensa el sacrificio que muchas familias tienen que hacer para costear estos repasos, lo que quizás perciban como una inversión necesaria para el futuro de sus hijos.

El sacrificio hecho por las familias es proporcional a la importancia que le confieren a los repasos particulares, considerados prácticamente como imprescindibles para obtener buenos resultados en las pruebas de ingreso.

En la actualidad, la tenencia o no de profesores particulares es una variable que genera desigualdad entre los estudiantes que aspiran ingresar a la universidad. Los estudiantes a los que su familia ha podido garantizar sus repasos particulares, tienen ventaja respecto al resto, que solo cuentan con la preparación recibida en la escuela.

Si el requisito fundamental para el acceso a la Educación Superior es aprobar los exámenes de ingreso, y se considera que para tener éxito en los mismos es necesario pagar los repasos particulares, incluso en condiciones de diferencias en las posibilidades económicas reales para costearlos: ¿es o no el nivel socio-económico de la familia un factor que condiciona la emergencia de desigualdades en el acceso a la Educación Superior en la actualidad? Las condiciones de vida de la familia pueden marcar la diferencia respecto a la posibilidad de facilitar el acceso del joven a la universidad. Consideramos que esta limitante no se restringe al momento del ingreso, sino a todo el proceso de formación profesional.

Una familia con bajo nivel socio-económico, difícilmente podrá mantener al joven durante los cinco años de la carrera, garantizando las condiciones necesarias para el estudio en la Educación Superior. Es decir, en condiciones de precariedad, la familia no podrá cumplir con su responsabilidad de facilitar las condiciones para el estudio, lo cual le permita al joven obtener buenos resultados. Es la familia, por tanto, un factor determinante para el acceso a la Educación Superior (Ávila, N. 2013).

Estos resultados evidencian la emergencia de indicadores de desigualdad y brechas de equidad en el acceso a la Educación Superior en Cuba en la actualidad. Estas cuestiones deberán ser atendidas dado el carácter social y humanista de la Revolución cubana, que ha defendido siempre como principios la igualdad y la justicia social.

Consideramos que deben tenerse en cuenta para el trazado de las políticas educacionales, en particular aquellas relativas al ingreso a este nivel de enseñanza:

1. Se precisa un perfeccionamiento del nivel de enseñanza media-superior, elevar la calidad de la preparación de los estudiantes para que no tenga que buscar el estudiante en los repasos particulares la formación de calidad que le corresponde recibir en su centro de estudios.

2. Por otra parte, estimular la modalidad de curso por encuentros consideramos que puede ser una buena alternativa para aquellos jóvenes que precisan trabajar y no pueden dedicarse exclusivamente al estudio. No obstante, quizás sea preciso flexibilizar algunos procesos en el curso regular diurno que permitan que el estudiante que lo necesite pueda combinar el estudio con el trabajo.

3. Incrementar la calidad de la Educación Superior en Cuba buscando la máxima eficiencia económica posible, así como una mayor equidad y pertinencia de este nivel de enseñanza, sin duda es uno de los retos actuales de nuestra sociedad.

Notas bibliográficas:

Alfonso, J. (2014). Caracterización sociodemográfica de los jóvenes en Cuba. Centro de Estudios de Población y Desarrollo.

Almeyda, A. (2014). Elegir una profesión significa elegir el futuro: programa de orientación profesional para la elección profesional responsable de los jóvenes que aspiran ingresar a la Educación Superior. Proyecto de Doctorado en Ciencias Psicológicas. Facultad de Psicología, Universidad de La Habana.

Almeyda, A. & Bueno, L. (2014). Acceso a la Educación Superior en Cuba. Factores sociales y subjetivos que condicionan las elecciones de los jóvenes. Ponencia presentada en XII Diálogo de Juventud del Centro de Estudios sobre Juventud.

Ávila, N. (2013). Un estudio sociodemográfica del acceso a la Educación Superior en Cuba. El papel de la familia en un contexto de políticas educativas de amplio acceso. Universidad de La Habana, La Habana: CEDEM.

Batista, P. (2014). ¿Todo el mundo cuenta? Percepción de exclusión social en el barrio Pilar-Atarés. Tesis de Diploma. Facultad de Psicología, Universidad de La Habana.

Bueno, L. (2014). Caracterización del Proceso de Elección Profesional de los estudiantes de 12 grado de 15 IPU de La Habana. Tesis de Diploma. Facultad de Psicología, Universidad de La Habana.

Chávez, K & González, A. (2015). Influencia de los padres en el proceso de elección profesional de los estudiantes de 12 grado.  Tesis de Diploma. Facultad de Psicología, Universidad de La Habana.

Cubadebate. (9 de septiembre de 2015). La universidad cubana se integra y se transforma.

Estévez, K. & Abadie, L. (2014). Modificaciones educacionales. Su repercusión en la población adolescente y joven cubana. Centro de Estudios sobre a Juventud. Ponencia presentada en Sesión Científica SOCUMES.

Estévez, K. & Abadie, L. (2014a). Modificaciones educacionales en Cuba entre el 2010 y el 2014. Repercusión en los adolescentes y jóvenes. Orientación profesional desde la familia. Centro de Estudios sobre a Juventud. Ponencia presentada en XII Diálogo de Juventud del Centro de Estudios sobre Juventud.

García, T. (2013). Elegir una profesión significa elegir el futuro. Caracterización de la Motivación Profesional en estudiantes de 12 grado. Tesis de Diploma. Facultad de Psicología, Universidad de La Habana.

Gutiérrez, O.; García, I. & Tejuca, M. (2014). Estudiantes de preuniversitario de La Habana que no optaron por carreras universitarias en los últimos dos cursos: motivos y caracterización sociodemográfica. CEPES. Ponencia presentada en Sesión Científica SOCUMES.

Llerena, O. (SA). El papel de la familia en la orientación profesional de los hijos. Facultad de Ciencias Sociales y Humanísticas, Universidad de Ciego de Ávila. Consultado el 26 de septiembre de 2014. Disponible en: https://www.psicologia-online.com

Lineamientos de la política económica y social del Partido y la Revolución. (2011).

Luis, M. (2014). Transformaciones laborales en Cuba entre el 2010 y el 2014. Su repercusión en los jóvenes. Centro de Estudios sobre la Juventud. Ponencia presentada en XII Diálogo de Juventud del Centro de Estudios sobre Juventud.

Santos, P. (2010). Família e indecisão vocacional: revisão da literatura numa perspectiva da analise sistêmica. Revista Brasileira de Orientação Profissional. Vol. 11 No. 1 pp. 83-94.

Rodríguez, D. (2014). La población joven cubana: una mirada a sus principales indicadores. CEDEM. Ponencia presentada en Sesión Científica SOCUMES.

Rodríguez, L. (26 de diciembre de 2015). Debaten sobre resultados y perspectivas de la Educación Superior en Cuba. Cuba Hoy.

Rodríguez, L. (24 de mayo de 2016). La Educación Superior en Cuba se transforma. Granma.

Sobre los autores
Varios Autores 11 Artículos escritos
0 COMENTARIO

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

EditorialMedios en Cuba