Venezuela: la Asamblea Constituyente en su etapa final

Venezuela: la Asamblea Constituyente

Para empezar, aclaro que no pretendo en unas pocas líneas hacer un análisis “de fondo” de la crisis económica y política en Venezuela. Desde el triunfo del chavismo, esta “crisis” no ha dejado de ser otra cosa que una “guerra sucia” permanente, que ha echado mano a todos los recursos posibles: golpe de Estado, caos económico con el paro de PDVSA, intentos de sabotajes parlamentarios y choques callejeros cargados de violencia (buscando beneficiarse del colapso económico que sobrevino luego de la caída de los precios del petróleo, a fines del 2013). En la revista Temas, hace más de un año, se abordó la temática venezolana desde tres perspectivas diferentes (incluida la mía), desde la que cualquier lector interesado puede incursionar en una lectura crítica. Mi más reciente actualización sobre este tema puede ser leída en Cuba Standard del mes de julio. En la presente aproximación, a escasos días del 30 de julio, me limito a abordar los elementos claves que habrán de reflejarse en la votación del 30 de julio para elegir a los 564 constituyentistas que deberán acordar una remodelación de la institucionalidad chavista original (y cuyos resultados serán sometidos posteriormente a referendo popular).

1. Grotesca fabricación mediática. Los poderes mediáticos, de manera sistemática, repiten las mismas imágenes de una Venezuela turbulenta, violenta, con muchos miles reclamando la caída del Gobierno chavista mediante vías y mecanismos múltiples, pero con un eje central: la violencia en las calles. ¿Dónde ha transcurrido semejante violencia? Abrumadoramente en las calles de Caracas y en muy pocos otros centros urbanos próximos a esta. Y en Caracas, esencialmente, en los sectores del este, en Altamira y Chacao, donde se concentran los grupos más adinerados del país, promotores del repetido “esquema violento”, cada vez con números más reducidos. El occidente de Caracas es la otra cara (que ni se menciona, ni se destaca por dichos poderes mediáticos). Pero, más allá (hacia las ciudades del oriente, de los Andes y de occidente y del sur), los testimonios gráficos y manipulaciones mediáticas se quedan con las ganas de proyectar una imagen real a escala nacional. Y las imágenes repetidas hasta el desgaste son de Caracas y sus alrededores. Examinemos algunas cifras: Venezuela es hoy un país donde el 90 por ciento de la población reside en áreas urbanas y, de acuerdo a la oposición violenta, ella dice contar con el 85 por ciento del apoyo popular. Si esto fuera así, la violencia estaría desatada en el grueso o en todas las ciudades del país. Si esto fuera así, repito, los resultados de su maniobra plebiscitaria hubieran sido catastróficos para el gobierno de Maduro. Y no lo fue. Más allá de las denuncias y evidencias de prácticas fraudulentas de todo tipo en su maniobra plebiscitaria, informaron haber obtenido 7,1 millones. Como destacó un observador británico, esto representó una pérdida de 600,000 votos con respecto a los obtenidos en su última elección; y muy lejos y muy por debajo del 50 por ciento de un electorado registrado (que bordea los 20 millones).

2. Respecto a los intentos de huelga general y “trancazo” (cierre de todas las vías vehiculares, paralizar el transporte), ¿qué nos muestran los poderes mediáticos (locales e internacionales) acreditados en Venezuela? El Nacional, de Caracas, los exalta, pero basado en voceros del partido Voluntad Popular (encabezado por Leopoldo López, quien representa, hasta hoy, la alternativa de la violencia golpista). De los 8 videos e igual número de fotos en su edición de julio 25, las localidades y urbanizaciones que aparecen respaldando el paro, seis son en los sectores Altamira, Chacao y algunas ciudades del Estado Miranda. ¿ Y el resto del país? Bien gracias, en total normalidad. Pasando a otro periódico no menos influyente, El Universal, el término predominante en sus artículos y análisis hablan de “paro parcial” o “acatado sólo parcialmente”. Fotos y videos casi repiten las mismas escenas de El Nacional. El ex-candidato presidencial (y en una perspectiva bien diferente a la de López), en son de victoria, habla de exitosos resultados del paro “en algunas ciudades del país”, según aparece en El Universal. ¿En cuántas ciudades? ¿Son las más importantes? No especifica en lo absoluto. La frase “algunas ciudades” es una formulación en lengua castellana bastante vaga, que sugiere pocas o muy pocas. En Occidente, Cordillera, Oriente y Sur: ¡nada! Hay que preguntarse: ¿es ésta la manera de manifestarse el respaldo del 85 por ciento o de siete millones de electores? No se trata de intentar disminuir la presencia de una corriente opositora importante, con sus bases, argumentos y seguidores, pero lo que sí se ha venido haciendo cada vez más evidente es el debilitamiento progresivo de la vertientes opositoras que han venido alimentando la opción violenta y golpista, llamando inútilmente a las Fuerzas Armadas a sublevarse y quebrar así la unión cívico-militar.

3. Una perspectiva bien distinta. Torino Capital (una financiera transnacional registrada en Wall Street y que ha venido operando por años en Venezuela, pues se especializa en economías emergentes) acometió un estudio reciente con el auxilio de Datanálisis, una encuestadora bien hostil al chavismo desde el primer día, y entre sus resultados más notables revela que el 63 por ciento está en contra de que la oposición apoye sanciones económicas de parte de Estados Unidos, y sólo un 26 por ciento apoya semejante curso de acción. El estudio de Torino Capital enfatiza que semejantes resultados otorgan al Gobierno “mayor credibilidad al argumento de que la crisis económica se debe a las acciones implementadas por la oposición en vez de sus propios errores de política económica” (El Universal, 25/7/2017). Las medidas y amenazas recientes desde Washington surten así un efecto muy contrario al esperado o deseado por la Administración o los sectores de oposición violenta.

4. Encuestas a gusto de consumidor. Tanto en Estados Unidos, como en Miami, como en Venezuela, se citan encuestadoras diversas para respaldar los objetivos golpistas. Las que difieren en sus estudios y resultados se silencian total y absolutamente. Otra grotesca fabricación mediática. Entre las encuestadoras más prestigiosas y rigurosas, se destaca Hinterlaces, tal vez la más silenciada. No pertenece al chavismo, ni está comprada por éste, ni son socialistas ni comunistas encubiertos. Su director es uno de los académicos más serios en este campo, Oscar Schémel. Este no es un hombre de izquierdas; es un empresario exitoso y junto a un amplio sector empresarial participa de la constituyente tras ser elegido por su circunscripción, como parte de un bloque de empresarios que participan de la misma. Algunos de sus números merecen especial atención:

– 54 por ciento considera que la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) se propone mejorar la constitución chavista de comienzos de siglo a fin de no perder las conquistas sociales hasta alcanzadas.

– 59 por ciento se inclina por esperar normalmente a las elecciones presidenciales de fines del 2018.

– 79 por ciento se pronuncia a favor de quien quiera votar que vote; sólo 18 por ciento está a favor de la opción violenta para impedir la celebración de la ANC.

– 61 por ciento rechaza el argumento de que la nueva constitución será una constitución de tipo comunista, al estilo de Cuba; 36 por ciento piensan sí lo será.

– 55 por ciento está en desacuerdo con la idea de que Maduro pretende con la ANC prolongarse en el poder; 41 por ciento sí lo piensa.

5. El director de Hinterlaces, Schémel, ha formulado algunas conclusiones que apuntan a un panorama muy distinto del tratan de vendernos e imponernos los poderes mediáticos:

– La manifestación pacífica y ordenada contraria al plebiscito (16/7/2017) tuvo “más convocatoria que ninguna marcha, trancazo o guarimba”.

– “La oposición y los factores externos que la dirigen son parte de un plan insurreccional violento contra el Gobierno Bolivariano bajo la tesis de ‘Cerco y Asfixia’ de Venezuela”.

– Sólo “si las fuerzas revolucionarias y chavistas consiguen asociar este proceso constituyentista a la posibilidad concreta, o la esperanza de resolver los problemas más urgentes de las mayorías populares como el desabastecimiento, la inflación y la inseguridad, la paz y la estabilidad del país, entonces lograrán la participación necesaria”.

-Concluyó: “Creo que la ANC es un espacio ineludible para la participación de todos para el diálogo y el debate constructivo. Para la transformación de los conflictos y las diferencias en oportunidades para el desarrollo del país y el bienestar de los venezolanos”.

6. Y cuando se habla de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), donde conviven 23 agrupaciones políticas de muy diversos matices y filiaciones, la mayor parte del tiempo de quien hablan es de la Voluntad Popular y de López. Ya no pocos de estos partidos, desconectados de la opción violenta y golpista, se inclinan por el diálogo y la negociación con el Gobierno, mientras miembros de bases y dirigentes, han sido elegidos como constituyentistas. Desde hace tiempo la MUD (como lo fue años atrás la Coordinadora Democrática en contra de Chávez) ha sido caracterizada como una gran “olla de grillos”, donde prevalecen rivalidades y aspiraciones presidenciales de más de media docena de nombres. Estudios de académicos prestigiosos de la Universidad Católica Andrés Bello, han insistido en este recurrente patrón y cómo el mismo no hace sino rendir beneficios al Gobierno. El propio Papa Francisco hubo de consignar la influencia nociva de semejante patrón para alcanzar un proceso satisfactorio de diálogo y negociación.

Si tomamos en cuenta estos criterios y datos (que nos tratan de escamotear sistemáticamente) podemos razonablemente esperar un resultado positivo y de avance en el futuro cercano de Venezuela.

 

Sobre los autores
Domingo Amuchástegui 19 Artículos escritos
(La Habana, 1940). Licenciado en Historia por la Universidad Pedagógica. Máster en Educación por la Florida International University. Doctor en Relaciones Internacionales por la Universidad de Miami. Fue Jefe de Departamento en el Ministerio de Re...
1 COMENTARIO
  1. Marlene Azor Hernández dice:

    Me he quedado muy asombrada con este análisis selectivo sobre los medios y lo que plantean y que no se analice el proceso interno desde diciembre del 2015 hasta ahora y lo que ha estado haciendo el ejecutivo madurista con relación a los poderes del estado.
    El resultado es que no se entiende nada sobre los a favor y los en contra, quedándose en un plano de superficialidad sorprendente.
    Muy lamentable.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

EditorialMedios en Cuba